El CGPJ se empecina en el juzgado único de cláusulas suelo pese al atasco

Montañas de papel en un juzgado de Jaén en una imagen de archivo/IDEAL
Montañas de papel en un juzgado de Jaén en una imagen de archivo / IDEAL

Más de la mitad de las demandas en Jaén ni han comenzado aún a tramitarse y los pleitos pueden prolongarse hasta dos años

J. E. P.JAÉN

La Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial acordó esta semana prorrogar por seis meses, hasta el próximo 31 de diciembre, el plan de urgencia adoptado para hacer frente a las demandas de cláusulas suelo - y también vencimiento anticipado, intereses moratorios, gastos de formalización de hipoteca o hipotecas multidivisa- consistente en la especialización en esta materia de un Juzgado por provincia. El Jaén es el Primera Instancia 2-bis el que tiene esta competencia. Está totalmente colapsado. Desde el Decanato de los juzgados se lamenta que el CGPJ se empecine en mantener un plan que se ha convertido en «un fracaso absoluto» y que puede mantener atascados meses, incluso hasta dos años, las demandas de miles y miles de jienenses.

Cuando el 1 de junio se cumplió el primer año de funcionamiento de este juzgado exclusivo y excluyente en materia de cláusulas suelo, le habían entrado 5.500 demandas. Alrededor de 3.500 ni se habían tocado, mientras que otros 2.000 procedimientos sí se habían incoado y estaban en tramitación o incluso resueltos en algún caso. El ritmo de entrada no decrece y el atasco aumenta mes a mes, insisten los operadores jurídicos consultados.

«Si esta carga estuviera repartida por los seis juzgados de primera instancia del partido judicial de la capital y los otros 24 con competencias civiles que hay en la provincia estaríamos hablando de unos plazos de resolución de entre dos y cinco meses. Con el 2-bis en la situación actual hablamos de plazos muy superiores», lamentó el decano de los jueces de Jaén, Humberto Herrera.

El CGPJ considera que si no las hubiese reunido en un órgano todo Civil estaría colapsado

Todos los operadores del mundo judicial jiennese alertaron de que se iba a llegar a esta situación incluso antes de que comenzase a funcionar el nuevo juzgado. La creación oficial fue el 1 de junio, pero para entonces aún no tenía sede ni se le habían asignado funcionarios. Cuando comenzó el trabajo de verdad -cuando se habilitó una oficina y funcionarios- en el mes de septiembre, ya estaba atascado, con más de 1.500 demandas pendientes. Desde entonces la 'bola' no ha hecho sino aumentar.

El decano Humberto Herrera fue desde el principio muy crítico con los medios materiales con los que se dotó al juzgado. En diversas reuniones de coordinación se luchó para mejorarlos. Pero los resultados fueron insuficientes. El primer juez que se hizo cargo del juzgado se encontró con este panorama nada más salir en prácticas de la Escuela de Práctica Jurídica. Este juez ya obtuvo su primer destino profesional en la provincia de Córdoba y dejó en 2-bis de Jaén. Para cubrir este puesto se designó a una jueza de adscripción territorial que hasta ese momento estaba haciendo labores de refuerzo en el Penal 4. Un juzgado que atiende asuntos de violencia de género y que estaba saturado tanto en asuntos pendientes como en ejecutorias. Así que en el mundo judicial jienense señalan que se ha dejado sin un refuerzo necesario a un juzgado de lo Penal que trata materias de altísima sensibilidad para atender un sistema fracasado de cláusulas suelo.

«Mejor respuesta»

Frente a este panorama, el CGPJ se mantiene en sus trece que de «el plan de urgencia tiene como objetivo dar una mejor respuesta a este tipo de litigiosidad ofreciendo soluciones que doten al sistema civil de seguridad jurídica». El plan fue aprobado el 25 de mayo de 2017 y entró en funcionamiento el 1 de junio siguiente por un periodo inicial de siete meses, atribuyendo a los Juzgados especializados competencia exclusiva y no excluyente para conocer de la materia.

El 28 de diciembre de 2017, la Comisión Permanente adoptó un nuevo plan que permitiera, manteniendo la atribución de la competencia exclusiva a determinados Juzgados, establecer en su caso también la excluyente en aquellas provincias en las que el impacto del reparto de los demás asuntos entre los órganos jurisdiccionales del orden civil así lo posibilitara, en aras de una mayor eficacia en la resolución del conjunto de los asuntos civiles.

A falta de pocos días para la fecha de finalización, el próximo 30 de junio, de este segundo plan, se ha constatado que el número de asuntos resueltos por los Juzgados especializados en el primer trimestre de 2018 respecto al último de 2017 se ha incrementado en un 60,5 por ciento, mientras que la cifra de asuntos ingresados ha disminuido en un 25,6 por ciento.

No obstante, la Comisión Permanente considera que la bolsa de asuntos pendientes -178.802 a 31 de marzo- hace conveniente el mantenimiento de las medidas acordadas, teniendo en cuenta además que la especialización de Juzgados a nivel provincial está teniendo como consecuencia la unificación de los criterios de decisión y la predecibilidad de la respuesta judicial -el 97,6 por ciento de las sentencias dictadas hasta la fecha han sido favorables al cliente-, lo que a su vez tiende a evitar el litigio mediante acuerdos extrajudiciales entre las entidades bancarias y los consumidores.

Por ello, la Permanente ha acordado renovar las medidas adoptadas el pasado 28 de diciembre y prorrogar su vigencia durante seis meses, con las siguientes novedades:

Este departamento emitió el pasado 20 de junio un informe favorable a la prórroga del plan de urgencia en el que señala que se puede concluir que «la especialización de Juzgados está consiguiendo cumplir con lo que se pretendía: se ha evitado que más de 250.000 demandas supusiesen una losa para toda la jurisdicción civil, las resoluciones están siendo unívocas y se está ofreciendo a los ciudadanos una respuesta única por parte de la Administración de Justicia».