Cambia el tráfico en una vía principal de La Glorieta a los dos años de pedirse

El concejal de Tráfico, el jefe de la Policía Local y representantes vecinales de La Glorieta. /IDEAL
El concejal de Tráfico, el jefe de la Policía Local y representantes vecinales de La Glorieta. / IDEAL

La calle Doctor Azpitarte tendrá sentido único para evitar atascos y facilitar el paso de los autobuses urbanos

José M. Liébana
JOSÉ M. LIÉBANAJAÉN

Las cosas de Palacio (Municipal), van despacio. La petición vecinal para resolver los atascos en la calle Doctor Azpitarte llevaba dos años sobre la mesa. El nuevo concejal de Tráfico y Transportes, Miguel Castro, ha anunciado que en breve tendrá sentido único, a petición de los vecinos de La Glorieta, «debido a los problemas que se originan por su estrechez». Este cambio posibilitará que el tráfico sea «más fluido» y facilitará el paso del transporte público, «ya que, actualmente, dos autobuses o, incluso, dos vehículos no pueden pasar en doble sentido».

El concejal se ha reunido este martes con miembros de la asociación de vecinos La Gloria, acompañado por el jefe de la Policía Local, Rafael Domingo. Con la modificación en dicha calle se quiere evitar que la zona «quede bloqueada a la circulación y, lo más importante, evitar ese bloqueo en caso de una emergencia».

Castro ha señalado que en tan solo unos días se ha estudiado la propuesta y se ha dado una solución a una petición vecinal que llevaba dos años hecha. «Se trata de dar respuesta rápida y efectiva y así hemos actuado», ha subrayado.

En Doctor Azpitarte se cambiará la zona de aparcamiento al margen izquierdo de la calle, lo que facilitará también el acceso a las viviendas. Hoy, los técnicos municipales se han reunido con los vecinos y mañana, miércoles, tienen previsto reunirse con la empresa Autobuses Castillo para, entre todos, «decidir en qué sentido es mejor que se quede la calle, ascendente o descendente».

José Manuel Ruiz, presidente del colectivo vecinal, ha manifestado que es una de las reivindicaciones «más importantes», pendiente desde hace dos años. El doble sentido de circulación «dificulta mucho el tránsito de vehículos, con el consiguiente peligro que supone para los conductores y peatones, porque surgen problemas de tráfico por los atascos originados pero también de seguridad para los peatones que circulan por las aceras», ha indicado Ruiz.