Botellones en pisos a partir de 300 euros

Botellones en pisos a partir de 300 euros
IDEAL

La llegada de la población universitaria a la ciudad y el final del verano marcan el inicio de este problema que preocupa a muchos vecinos | La Policía Local abre en el último año 113 actas por fiestas en pisos fuera de horario o con exceso de ruido

J. E. P.JAÉN

La noche del 26 de septiembre pasado la Policía Local de Jaén tuvo que intervenir en tres puntos de la ciudad ante la llamada de vecinos indignados por fiestas privadas en pisos de sus bloques. Los agentes levantaron las correspondientes actas de infracción a la normativa municipal y las pasaron a los servicios municipales encargados de tramitar expedientes y multas. La noche les saldrá a los responsables de esos botellones domésticos por al menos 300 euros, la cantidad mínima que prevé la ordenanza municipal para estos casos. No se trata de hechos aislados, ni mucho menos. En el último año los funcionarios municipales abrieron 113 expedientes por este tipo de infracciones. Y se acerca la temporada alta de los guateques en pisos, pues en verano el buen tiempo invita más a salir a la calle.

En verano los problemas de convivencia se reparten por los parques

Fuentes consultadas en el cuerpo municipal indican que lo habitual es que las llamadas de vecinos hartos de los ruidos y molestias procedentes de los pisos de su entorno se produzcan las noches de los jueves y los sábados. Se trata de dos perfiles distintos: los jueves quien suele abrirle la puerta a los policías que acuden al aviso suele ser en su inmensa mayoría estudiantes universitarios. Los sábados las situaciones son más variopintas. Desde familias a las que un cumpleaños se les ha ido de las manos, grupos de matrimonios, jóvenes calentando motores antes de irse a las discotecas ...

Las actas se tramitan desde Urbanismo de acuerdo a la ordenanza de ruidos

Las celebraciones y fiestas en el interior de viviendas pueden celeberarse hasta las 12 de la noche, y sábados o víspera de festivo hasta la 1 de la madrugada «pero siempre manteniendo un comportamiento cívico», informan desde la Policía Local. A partir de esas horas no están permitidas en ningún caso. Y antes deben guardar la compostura para no molestar a los vecinos.

Las sanciones

La Ordenanza Municipal de Protección contra la Contaminación Acústica, aprobada en 2014, prevé multas de entre 300 euros y 600 euros por infracciones leves a la normativa, que son prácticamente todos los casos en los que se abre expediente por fiestas en pisos. En casos de reincidencia o escándalos mayúsculos, las multas pueden ir de los 601 a los 1.500 euros. Para los casos muy graves las sanciones alcanzan los 3.000 euros. Aunque técnicamente lo único que hacen los agentes de la Policía Local es levantar acta de lo que ellos han visto y llevarla a los servicios técnicos municipales.

El procedimiento sancionador es competencia del Servicio de Urbanismo, concretamente la Sección de Actuaciones y Servicios Medioambientales. «Por parte de Policía Local se confecciona las actas y se le remite al citado servicio quien procede a la incoación del correspondiente expediente sancionador, proponiendo éste la sanción correspondiente», dicen las fuentes consultadas.

El inicio del curso universitario marca el inicio de la temporada alta en este tipo de incidentes. En verano los conflictos con las reuniones juveniles suelen trasladarse a los parques. Oficialmente la única zona autorizada para beber en la calle es en recinto ferial Alfonso Sánchez Herrera (conocido como la Vestida). En su plataforma superior es donde se concentran los jóvenes principalmente las noches de los jueves, viernes y sábados.

Parques en verano

Sin embargo en los meses de buen tiempo proliferan concentraciones más pequeñas en parques públicos. En la mayoría de los parques de la ciudad. Es el caso del Parque del Seminario, como denunciaron los vecinos hace varias semanas asegurando que «se está convirtiendo por las noches y madrugadas en un lugar sin ley». Hace poco, los participantes en uno de estos botellones arrastraron un contenedor de basura desde la calle Eras de Santa Ana hasta arrojarlo por el terraplén del parque, además de dejar botellas y bolsas que aparecen al día siguiente esparcidas. De ahí que soliciten su cierre de noche los fines de semana. Los entornos próximos de la discoteca Kharma, el parque de la Victoria o San Ildefonso también amanecen con restos del botellón ocasionalmente.

Las multas por hacer botellón fuera de los lugares permitidos han oscilado entre los 120 euros y los 700 euros en los últimos meses.

Ahora con la llegada de los universitarios y del mal tiempo muchos prefieren los botellones y fiestas en pisos. Se juegan que les salga por 300 euros si no cumplen la normativa.