Ayuntamientos sin crisis

El Ayuntamiento de Úbeda (en la imagen), el de Martos y el de Alcalá son los de mayor tamaño dentro de la lista de 'saneados'./ROMÁN
El Ayuntamiento de Úbeda (en la imagen), el de Martos y el de Alcalá son los de mayor tamaño dentro de la lista de 'saneados'. / ROMÁN

Son 70 municipios en «buena» o «muy buena» situación, según el estudio de cifras de remanentes, deuda o plazo de pago a proveedores

LORENA CÁDIZ JAÉN

¿Ha pasado ya la crisis? La pregunta del millón. Depende de a quién se le formule, la respuesta será muy diferente. Para la inmensa mayoría de los ayuntamientos está superada. Eso dice la Diputación Provincial de Jaén, que ha elaborado un concienzudo estudio, basándose en los datos públicos del Ministerio de Hacienda, sobre los indicadores económicos de los 97 ayuntamientos de la provincia. Ese estudio concluye que hay 53 ayuntamientos con una «buena situación económica» y 17 con una «muy buena situación económica». En total, 70 alcaldes que todos los meses respiran más o menos tranquilos. Pero también hay 13 ayuntamientos «que no han sido capaces de cambiar la dinámica» y 16 que «están en una situación un poco delicada».

Así los describió en el último pleno ordinario la vicepresidenta de la Diputación, Pilar Parra, quien no quiso hacer públicos los datos recabados sobre estos últimos dos grupos, en deferencia con los ayuntamientos. En cambio, sí están los datos de los 70 que están en el lado positivo del ranking. Centrándonos en los 'campeones', los 17 que están completamente saneados, se trata de: Bedmar y Garcíez, Cabra del Santo Cristo, Alcaudete, Valdepeñas de Jaén, Bélmez de la Moraleda, Mancha Real, Carboneros, Larva, Lopera, Castellar, Jabalquinto, Fuerte del Rey, Higuera de Calatrava, Hornos de Segura, Chilluévar, Santo Tomé y Canena. Todos ellos son municipios muy pequeños, excepto Mancha Real y Alcaudete, que son los únicos que superan los diez mil habitantes.

Para hacer este ranking, la Diputación ha analizado cifras como el número de habitantes, el remanente de tesorería, la deuda financiera, el periodo medio de pago a proveedores y el saldo no financiero de cada ayuntamiento. «Estos son los indicadores que realmente se consideran preceptivos desde que se aprobó la Ley de Estabilidad Presupuestaria», aseguró parra.

«Llevamos años observando el esfuerzo que han hecho los ayuntamientos para mejorar su situación»

En otras palabras, el remanente para gastos generales es el «ahorro del Ayuntamiento, la diferencia entre ingresos y gastos de sucesivos ejercicios económicos». «Ese dinero se puede utilizar para muchas cosas, como finalizar proyectos que ya estén en ejecución o nuevos proyectos para la localidad, aunque un handicap para los pueblos que tienen remanente es el techo de gasto que marca el Gobierno. Aunque tengas dinero en el banco, solo puede gastar una parte», explicó Pilar Parra, que una vez más criticó esta situación, en la que precisamente se encuentra la Diputación.

Deuda y gestión

Respecto a la deuda, el límite que marca la Ley es un endeudamiento del 110%, a partir de ahí no es posible seguir endeudándose. Es curioso que muchos de los pueblos que se consideran saneados e incluso muy saneados tienen una deuda alta con los bancos, pero también tienen un remanente muy alto. «La mayoría deciden no eliminar la deuda con el remanente porque los intereses son muy bajos. Les interesa más seguir así y con el 'sobrante' poder hacer inversiones. No el que menos deuda tiene es el que mejor gestiona».

«La Diputación les ha apoyado mucho en los peores años de la crisis»

Respecto al plazo medio de pago a proveedores, la Ley marca que debe hacerse antes de 30 días. También hay algunos ayuntamientos saneados que los superan, pero «en muchos casos son ayuntamientos pequeños, que tienen poca capacidad de gestión. Es decir, que tienen el dinero, pero no tienen personal como para hacer todos los trámites administrativos de una forma tan ágil».

Parra hace un balance positivo del estado de las arcas municipales en los 97 pueblos de la provincia y asegura que parte de este estado actual es gracias al «esfuerzo» que ha hecho la Diputación en materia de «asistencia económica» a los pueblos. «Desde 2012, a los ayuntamientos les han llegado 12 millones extra , gracias al remanente de la Diputación, que han podido destinar a pagar servicios básicos». «Hemos sido su apoyo en los peores años de las crisis», dijo la vicepresidenta.

Fotos

Vídeos