El Ayuntamiento atribuye la protesta en Deán a la oposición y esta le acusa de «actitud dictatorial»

La Policía Local tomó anteanoche los datos a los congregados./J. C. O.
La Policía Local tomó anteanoche los datos a los congregados. / J. C. O.

La Policía Local pidió anteanoche la identificación a varias personas contrarias a las obras de la plaza y desalojó y precintó la zona

JOSÉ M. LIÉBANAJAÉN

El gobierno municipal de la capital jienense rompió ayer su silencio tras varios días de protestas por la remodelación de la plaza Deán Mazas y arremetió contra los grupos de la oposición, a los que acusó de solo buscar la «trifulca política» y de «utilizar a la gente de la izquierda radical». El PSOE, por su parte, reprochó al PP sus maneras «dictatoriales» y dijo que el «despotismo ilustrado» ya pasó. Y anteanoche, tras la nueva concentración en el interior de las obras, los congregados fueron desalojados de forma pacífica y sin oponer resistencia por la Policía Local, quien identificó a algunos de los presentes y precintó la valla para intentar impedir nuevas protestas dentro. Las obras continuaron ayer por cuarto día.

La concejala responsable de los Servicios Técnicos Municipales, Rosa Cárdenas (PP), insistió en que las obras son «necesaria» porque «hay que cambiar todo el saneamiento de las calles colindantes por los problemas de filtraciones en bajos y cocheras que vienen padeciendo desde hace tiempo los vecinos», en referencia a Cronista Cazabán. Las obras en esta calle comenzaron el martes en el extremo próximo a la plaza del Pósito y no las realiza la empresa de la plaza sino Aqualia.

La edil recordó que las obras tienen el visto bueno de la Junta de Andalucía - en cuanto a la preservación del patrimonio histórico de los edificios de alrededor - y que es falso que se vayan a quitar los árboles de «gran porte», sino que incluso van a plantar cuatro magnolios que «PSOE e IU quitaron de la plaza de Santa María» en 2010 y fueron trasplantados al vivero municipal.

Cárdenas también mencionó el arreglo y recolocación de los bancos de piedra antiguos - no lo contemplaba el proyecto original - e insistió en la idea de que van a recuperar la plaza para todos los jienenses, con más espacio para los viandantes, puesto que hasta ahora estaba ocupada en su mayor parte por veladores.

También dijo la concejala que el proyecto está publicado desde principios de año - en el apartado 'El perfil del contratante' de la web municipal, aunque no fue presentado, y cuando se conoció hubo una primera concentración de protesta, el día 17 de febrero - y que «ahora es cuando la izquierda radical se acuerda de protestar».

«Es curioso que haya más gente de otros municipios de la provincia que de la capital en las protestas organizadas por PSOE y Podemos», criticó Cárdenas, dirigiendo sus dardos contra ambas formaciones, «protagonistas - dijo - del mayor atentado a los árboles de la ciudad cuando con las obras del tranvía talaron los grandes árboles del Paseo de la Estación, de Vaciacostales y de la calle García Triviño». Y también las acusó de intentar paralizar inversiones en la ciudad. «Dijeron no al centro comercial, no a la peatonalización, no al arreglo de la plaza del Pósito, no al arreglo de las calles, no a que exijamos inversiones a la Junta», señaló antes de pedirles que dejen de «intentar manipular a los jienenses».

Su compañero de equipo, el concejal de Personal y Comunicación, Miguel Contreras, no cargó contra los manifestantes, a los que dijo, en Radio Jaén Cadena Ser, tenerles respeto. «Yo no voy a menospreciar a nadie; para mí, la voz de cualquier jienense me merece el mayor de los respetos», afirmó, si bien recordó que en Jaén hay 114.000 habitantes. Añadió que hay entre quienes protestan un desconocimiento del proyecto técnico y que han hecho «matizaciones» al mismo porque se han «escuchado y valorado» las opiniones expresadas.

El PSOE reprochó al PP que haga una reforma que «nadie ha pedido, diciendo que es por el bien de los vecinos». Su edil María del Mar Shaw acusó a Cárdenas de usar «términos añejos, de la derecha recalcitrante, propios de otras épocas y en sintonía con un escaso sentido de la democracia». «Minusvalora a los jienenses, de los que debe pensar que no tienen o no deben tener criterio propio para opinar sobre esta obra», añadió.

Para la edil socialista, esto demuestra que en el gobierno municipal «están nerviosos y preocupados», que al PP «le gustaría que los jienenses fuesen sumisos y aceptasen en silencio todas las tropelías» y que «le falta la capacidad de autocrítica y le sobra soberbia», recomendando al alcalde, Javier Márquez, que recupere la «senda del diálogo» y que «gobierne para todos».

Fotos

Vídeos