Dos atracos con pistola en 36 horas

Zona donde fue asaltado un empleado de un supermercado en Jaén. /POVEDA
Zona donde fue asaltado un empleado de un supermercado en Jaén. / POVEDA

Roban 15.000 euros de un supermercado y 4.000 euros en un salón de juego. La Policía investiga ambos hechos, que considera asaltos independientes cometidos por ladrones sin conexión entre ellos

J. E. P. JAÉN

La Policía Nacional investiga dos robos con violencia e intimidación cometidos en Jaén en los últimos días, separados por apenas 36 horas. En ambos las víctimas y testigos relataron que se emplearon armas de fuego, algo inusual en una ciudad que las autoridades suelen definir como una de las más tranquilas de España en materia de seguridad. Uno de los golpes tuvo como objetivo un empleado de un supermercado que llevaba al banco la recaudación. El otro asalto se produjo en un salón de juego. En Comisaría descartan que los dos sucesos tengan relación.

A las once de la mañana del pasado martes dos hombres merodeaban por la zona de los Escuderos, cerca de un supermercado. Al ver salir a un empleado lo siguieron y lo acorralaron. Iban a por un bolso oscuro. Uno de los asaltantes ocultaba su rostro con un casco de motorista. El otro llevaba una prenda de ropa para taparse la cara. Exhibieron una pistola incluso para intimidar a su víctima, que se resistió a darles el bolso.

Ante la resistencia de la víctima, según la información de que disponen en Comisaría, el atracador que empuñaba la pistola golpeó al empleado con la culata en la cabeza. Aprovechó que estaba aturdido para quitarle el bolso. Los dos hombres se dieron a la fuga.

En el bolso el empleado llevaba la recaudación de varios días de las cajas del supermercado. Iba a hacer un ingreso al banco. Se estima que la cantidad sustraída ronda los 15.000 euros.

Se trata de uno de los robos con violencia e intimidación de mayor cuantía económica cometido en Jaén en los últimos años.

36 horas después dos hombres encapuchados entraron a un salón de juegos del Paseo de España. Uño empuñaba un cuchillo de grandes dimensiones. Otro, un objeto que una de las empleadas identificó como una pistola.

«Si avisas te matamos»

«Esto es un atraco, si llamas a la Policía te matamos», dijeron los ladrones. En el establecimiento, ya cerca de la medianoche, solo estaba la empleada y un cliente, que permaneció quieto y oculto en un lugar apartado.

Los atracadores le dieron una bolsa a la empleada y le ordenaron que metiese dentro todo el dinero. Varias veces le insistieron en que si avisaba de alguna manera a la Policía estaba muerta.

Cuando estimaron que en la bolsa había suficiente se dieron a la fuga a la carrera. Además del dinero le quitaron a la empleada el móvil. Los agentes piensan que en un intento de ganar tiempo para ponerse a salvo antes de que acudiera al lugar la Policía.

En la Comisaría confirman que se investigan ambos sucesos como robos sin ninguna conexión. Las investigaciones avanzan en ambos casos.

 

Fotos

Vídeos