Un hombre asesina presuntamente a golpes a su mujer en Jaén

Los hechos han ocurrido en una casa unifamiliar en el número 13 de la calle Francisco Ayala García Duarte. /G.N.
Los hechos han ocurrido en una casa unifamiliar en el número 13 de la calle Francisco Ayala García Duarte. / G.N.

La Policía ha detenido al individuo, que se encontraba en trámites de separación con la víctima

JESÚS JAVIER MUDARRA

Jaén llora por la que es, a falta de que lo confirme un juez, la primera víctima mortal de la violencia machista en la ciudad en lo que llevamos de año. Los hechos han ocurrido hoy, a las 12:10 horas, cuando el 112 ha recibido una llamada de auxilio de una mujer que aseguraba haberse encontrado a su madre asesinada en su casa. Una vez que una patrulla de la Policía Nacional acudió a la calle Francisco Ayala García Duarte, donde ha tenido lugar el crimen, el yerno de la víctima les informó de que él había accedido junto a dos familiares más y habían encontrado a la mujer en el suelo y «con la cabeza destrozada».

Una vez que la Policía accedió al domicilio, una casa unifamiliar, comprobó que efectivamente la mujer yacía sin vida en el suelo y con un orificio de grandes dimensiones en la frente. Rápidamente se activó el protocolo de muerte violenta y a los pocos minutos se encontró al marido de la víctima en una habitación contigua a donde se había encontrado a esta, con la puerta atascada. Tras varios intentos y usando la fuerza los agentes consiguieron entrar en la habitación, donde se encontraron a un hombre de unos 75 años de edad en ropa interior, tumbado en el suelo y con las piernas puestas en la puerta y «bastante desorientado», según fuentes policiales. Según el relato de los agentes, el susodicho no conseguía articular bien las frases, aunque repetía que «la tenía que haber matado».

La víctima se llamaba Dolores L. R., tenía 73 años de edad y era natural de Jaén. El marido ya se encuentra detenido y ya trabaja en el caso el juzgado número cuatro de Jaén. El supuesto asesino ha asegurado a la Policía que la muerte se produjo anoche pero, tras la primera inspección, las sospechas apuntan a que esta se habría producido entre 48 y 72 horas antes de la llamada a los servicios de emergencias. Pese a la grave herida que la mujer presentaba en la frente, aparentemente fruto de un disparo, los primeros indicios apuntan a que la muerte se produjo por el golpeo sistemático con un objeto contundente, más concretamente con una barra de hierro.

La Policía ha confirmado que no existían denuncias previas. Al parecer el matrimonio se encontraba en proceso de separación y, pese a que la mujer se había ido a casa de su hija a durante los últimos días, habría vuelto a su domicilio, donde mantuvo una fuerte discusión con el marido acerca de un teléfono móvil.