Este contenido es exclusivo para suscriptores

¿Quieres una experiencia sin límites y con servicios exclusivos?

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoApp para smartphone y tabletContenido extraNewsletters exclusivasClub del suscriptor

Adiós a un injusto impuesto

RAFAEL CIVANTOSJAÉN

El Gobierno de Pedro Sánchez ha derogado el injusto impuesto que Mariano Rajoy y el Gobierno del Partido Popular habían establecido a las energías renovables procedentes de la energía solar fotovoltaica. El llamado impuesto al sol, que dificultaba y desincentivaba el desarrollo de la energía solar fotovoltaica y del autoconsumo eléctrico en España, sobre todo a entidades del tipo de las Comunidades de Regantes o cualquier otro tipo de empresas que podrían ahorrar importantes cantidades de dinero en la factura de la luz de no haber sido por este impuesto que no sabemos muy bien a que obedeció, pero fueron muchos los que tuvieron que pasar por caja mientras duró.

Ahora ya tendremos todos el derecho de producir energía y autoconsumirla sin tener que pagar peajes, sin más limitaciones que lo que es el coste económico de la instalación de la planta solar, consumiendo una energía limpia procedente de una fuente renovable que cada día que sale el sol nos brinda de manera gratuita esta energía que la podemos utilizar para cualesquiera que sean nuestras necesidades, sin el miedo del sobre coste que nos había llevado este injusto impuesto que estableció el Gobierno del Partido Popular.

Este injusto impuesto ha sido el culpable, o más bien el causante, de que en España tengamos apenas hay un millar de autoconsumidores, frente al más de un millón que existe en Alemania, paradójicamente una gran diferencia en un país con bastantes menos horas sol que el nuestro. Esto es algo que resulta inconcebible y por supuesto casi de juzgado de guardia lo que aquí estaba pasando con la energía que nos viene del sol, puesto que el autoconsumo es una herramienta clave para generar mayor independencia energética en un momento en que la independencia energética de España está manifestándose como nunca en el precio del recibo de la luz.

El desarrollo del autoconsumo garantiza a los consumidores el acceso a alternativas más baratas y respetuosas con los límites del planeta, contribuye a reducir las necesidades de la red eléctrica, genera mayor independencia energética y permite reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Además, es una actividad generadora de empleo vinculado a la transición ecológica, como ya se ha demostrado en países de nuestro entorno. Todo esto teniendo en cuenta además que nos puede permitir cumplir con los objetivos de penetración de renovables fijados por la Unión Europea para 2020, lograr que el 20% del consumo energético provenga de fuentes renovables, y materializar los objetivos del Acuerdo de París en los horizontes 2030 y 2050.

La integración de las energías renovables de manera seria y creíble, es una cuestión que contribuirá a reducir los costes energéticos en el medio y largo plazo, además de contribuir a la lucha contra el cambio climático, al que nuestro país es especialmente vulnerable y mucho más al cortar de raíz el desarrollo de las energías renovables desde que existe este impuesto en España.

Pero ahora que el impuesto al sol ya es pasado hay que darse mucha prisa y tratar de recuperar el tiempo perdido, para que no nos quedemos en la cola de estas energías limpias y sobre todo que pueden llegar a ser muchísimo más económicas que las convencionales para miles de consumidores que podrían ver muy a corto plazo como su factura de la luz se reduce de manera considerable.

Temas

Jaén
 

Fotos