Más aceitunas pero con la mitad de aceite

Cultivo de aceites tempranos para optar a premios y precios más elevados. /PEDROSA
Cultivo de aceites tempranos para optar a premios y precios más elevados. / PEDROSA

La recogida temprana de los aceites premium llega más tardía este año y podría afectar a toda la campaña | Hay preocupación por unos rendimientos muy bajos en el olivar, que necesita agua y que las heladas se retrasen lo máximo posible

Miguel Ángel Contreras
MIGUEL ÁNGEL CONTRERASJAÉN

Algunos han salido ya al campo a coger aceituna, pero son los menos. El año pasado la recolección de los aceites premium se adelantó incluso a septiembre, algo que hace solo unas cuantas campañas se hubiera considerado una locura, pero que es habitual desde que se ha disparado la apuesta por la calidad y por los aceites verdes de cosecha temprana. Sale rentable. El objetivo que persiguen es obtener los mejores zumos de aceituna, que se pagan a un precio muy superior al habitual y que podrán optar a premios en concursos nacionales e internacionales. Sin embargo, incluso estos, se están topando este año con problemas por el bajísimo rendimiento que se están encontrando en buena parte de los olivares de secano de la provincia. Según destacan las asociaciones agrarias hay más fruto que en la pasada campaña, sí, «pero aceite hay la mitad en cada aceituna» del que había a estas alturas hace un año. Y hay quien está esperando para ver si se obtiene una mayor rentabilidad.

El quid de la cuestión se halla en el rendimiento, la grasa que tiene formada el fruto y, por ende, el aceite que se saca de cada aceituna. El año pasado por estas fechas rondaba ya el 19 o el 20%. Ahora mismo, según el último informe de Coag-Jaén al respecto, se sitúa entre el 7 y el 12%. «Son cifras totalmente surrealistas. Un 7% de rendimiento bruto cuando el año pasado era hasta del 20. Hay un retraso grande en todos los sectores en esta campaña, pero no a este nivel», explica el secretario general de Coag-Jaén, Juan Luis Ávila. «¿Qué pasa con este dato? Que si el tiempo es muy estable, sin heladas, podemos acercarnos a una cifra normal de rendimiento. Pero como vengan, no. La gente habla de kilos y se olvida de la importancia del rendimiento. Una reducción de solo tres puntos supone 200.000 toneladas menos a nivel nacional. El rendimiento es la mitad de la cosecha», indica. El año pasado se situó un punto por encima de la media y todo apunta a que estará por debajo.

«Muchos productores de aceite premium se están encontrando con muchos problemas para recolectar su aceituna. Con un rendimiento tan bajo por muy caro que te paguen el kilo de aceituna no quieren», admite Ávila.

¿Qué hace falta?

Este retraso se podría extender al resto de la campaña de recogida. De hecho, hay cuadrillas que solían coger en noviembre el fruto y que este año ya se le 'han caído' a algún jornalero que busca otras por culpa de bajo rendimiento. Para que aumente hace falta por lo pronto que llueva en las próximas semanas y que las nieves y heladas se retrasen lo máximo posible. «Necesitamos agua con urgencia para el olivar de secano, el de regadío nos estamos manteniendo gracias a que hay para regar. Y también que se retrase la entrada del invierno, que estemos hasta mediados de diciembre sin heladas. Como nos venga en noviembre se empieza a paralizar el proceso de producción de aceite», apostilla. Entre octubre y noviembre, estima, serían necesarios unos 150 litros de precipitaciones en el campo.

Fotos

Vídeos