4.200 jienenses se apuntan

Mariano Chinchilla y José Fuentes sostienen la guía y el calendario para los trabajadores. /IRENE M. GARCÍA.
Mariano Chinchilla y José Fuentes sostienen la guía y el calendario para los trabajadores. / IRENE M. GARCÍA.

Los primeros contigentes de trabajadores partirán en la segunda semana de agosto y tendrán menos jornadas de trabajo

IRENE MORAL GARCÍAJAÉN

Empieza la campaña de la vendimia en Francia y, como todos los años, miles de andaluces se están preparando para iniciar el viaje que tendrá como destino la campiña francesa. Esta temporada, se prevé que la producción descienda entre un 2 y un 5% en relación con las medias que se han dado entre 2014 y 2018, lo que se traduce en una menor salida de viñadores y menos días de trabajo. Además, según las condiciones meteorológicas que se anuncian, la campaña se va a adelantar diez o quince días, por lo que los trabajadores saldrán a lo largo de la segunda semana de agosto. En cuanto al total de trabajadores nacionales serán en torno a 15.500, de los cuales 12.000 partirán de Andalucía. De esos, aproximadamente, 4.200 saldrán de Jaén, siendo esta una de las provincias que aporta mayor múmero de vendimiadores junto con Granada. Entre las dos suman un total de 8.500 trabajadores.

Las zonas donde hay más afluencia de trabajadores, son la Campiña, Sierra de Segura, Cazorla, Campillo de Arenas, La Guarida, Torrendonjimeno, Cambíl, Valdepeñas... pueblos cmuy significativos y que cuentan con un flujo migratorio casi permanente.

El perfil de los trabajadores es muy específico, el 90% es personal que ya ha trabajado en la vendimia años anteriores y que por lo tanto tienen mucha profesionalidad y conocen el funcionamiento de la legislación del país extranjero, de forma que se les hace más fácil acceder a los subsidios y prestaciones del estado español y del francés. Uno de los más significativos es el de protección a la familia que existe en Francia, que está destinado a las familias que tienen hijos a su cargo y que oscilan entre los 32,84 euros con dos hasta los 400,77 cuando se tienen tres, por lo que es una cantidad añadida de los ingresos. En la página web de CC.OO estarán disponibles una serie de instrucciones para acceder a los subsidios y solicitarlos correctamente.

Diferencia en cuanto a España

José Fuentes, secretario del servicio adjunto de la secretaría del sector sindical y sector agrario, ha hecho hincapié en las diferencias que existen entre el régimen francés y el español. Ha denunciado que, mientras que en Francia se dan todas las condiciones adecuadas para trabajar en el campo, en España los trabajadores se enfrentan a una incertidumbre que les lleva a abandonar el sector agrario. «Los flujos migratorios procedentes de nuestro país lo hacen teniendo un contrato preestablecido, sabiendo las condiciones en las que van a trabajar, la jornada que realizarán, lo que van a cobrar, etcétera», ha informado. En cambio, la legislación de España le «recuerda al sistema de California», puesto que los empleos de menor importancia del sector agrario la realizan empleados provenientes de países extranjeros ya sea de la UE, como Polonia o Rumanía, o de fuera de la Unión como Marruecos. Son trabajadores que difícilmente conocen las jornadas o las condiciones en las que van a trabajar y «raramente reciben un contrato previo, por lo que tampoco se les reconoce el total de las jornadas que realizan». De esta manera, ha justificado el descenso de la actividad agraria. Ha traído a colación la idea de que los trabajadores españoles prefieren trabajar en otros sectores puesto que están mejor remunerados «y se sienten más seguros». Siguiendo con esta idea, ha destacado la situación de los invernaderos de fresas de Huelva, donde este año los empresarios solicitaron 20.000 trabajadores de los cuales solo se presentaron 800. «Es normal que los andaluces prefieran trabajar en la hostelería de la Costa de la Luz, antes que en un invernadero a 50 grados», ha opinado. Por lo tanto, el sindicalista ha recalcado que hay aspectos positivos del sistema francés de los que España debería «aprender» en cuanto a la circulación de trabajadores y los derechos laborales de los mismos.

De los contingentes de trabajadores que saldrán este año, casi un 90% vendimiarán en la zona atlántica, en torno a Bordeaux, los Pirineos Orientales, el departamento de Landas o de Lot. Cobrarán además un sueldo que oscila entre los 10,53 euros/hora y los 13,84, a diferencia de los salarios de Ciudad Real que van entre los 6,5 euros y los 7,5 a la hora. Los autobuses que les llevarán a Francia saldrán de Bailén y de Baza, principalmente.

Propuestas engañosas

Acerca de las ofertas de trabajo, Fuentes también ha querido advertir sobre las propuestas engañosas e ilegales que existen en los portales web y son una estafa. «Ninguna empresa que pida dinero a un viñador es una legal. En la página web de CC.OO hemos puesto a disposición todos los enlaces para acceder a las demandas de trabajadores reales, que además estarán disponibles en diferentes asociaciones de apicultores y, por primera vez, en portales web que ofrecen trabajos de carácter temporal como la empresa Randstad o Adecco», ha comentado.