"La situación no es la más adecuada, debemos desplegar la acción sindical"

Francisco Cantero, durante la celebración del XIII congreso provincial de CC OO Jaén./
Francisco Cantero, durante la celebración del XIII congreso provincial de CC OO Jaén.

El recién elegido secretario general de CC OO Jaén asume «con responsabilidad» esta etapa, en la que el empleo se configura como su mayor preocupación

LAURA VELASCO

Francisco Cantero (Jaén, 1977) es el primero en muchas cosas. Es el secretario general de CC OO más joven de Andalucía, el único procedente del sector industrial y el único hasta la fecha natural de Jaén capital. El pasado jueves fue elegido como sucesor de José Moral con un amplio respaldo del sindicato. Ahora, se enfrenta a una etapa en la que el empleo, la desindustrialización de Jaén y la necesidad de más diálogo social son sus principales retos. Y a su lado, un joven equipo «ilusionado y renovado» con una media de edad de 40 años.

¿Cómo se siente?

Muy bien. Muy ilusionado. Con fuerza, pasión y una gran responsabilidad de dirigir durante los próximos cuatro años en Jaén a Comisiones Obreras. No es un reto fácil, pero pretendemos trabajar a brazo partido por mejorar las condiciones de los trabajadores. Personalmente me siento confiado y con muchas ganas de trabajar con mi equipo en una nueva etapa, después de 12 años con la misma persona al frente del sindicato.

¿Cómo será esta etapa?

Auguramos un sindicato renovado, reforzado e ilusionante. Intentaremos luchar por seguir siendo un sindicato con los pies puestos en los centros de trabajo, que es lo que queremos.

José Moral admite que se va en un momento en el que la situación en Jaén es «preocupante» en muchos sentidos. ¿Le da miedo?

No, no tengo miedo. La situación no es la más adecuada, pero es cuando más tenemos que estar ahí y debemos desplegar la acción sindical y poner en valor el sindicalismo de verdad, el resto es solo diálogo social. Ahora debemos adecuarnos a las nuevas formas de contratación y a fórmulas laborales que han cambiado en los últimos años por el capitalismo. Pero no, no estoy preocupado por ello.

¿Cuáles serán las principales líneas de trabajo?

Llegar a los centros de trabajo, estar codo con codo a través de las delegaciones y los trabajadores y centrarnos en el empleo de calidad es nuestro reto y por eso lucharemos. Tenemos ideas para que esto se consiga.

El desempleo, la precariedad laboral, el éxodo de los jóvenes por la falta de oportunidades... ¿qué encabeza su lista de preocupaciones?

El empleo, en todas sus variantes. Es porque es transversal, lo engloba todo. Estamos viendo como miles de personas están siendo despedidas por las medidas coyunturales que se han llevado a cabo, todo ha sido precarizar en los últimos años.

Queremos cambiar esa concepción de que el empleo no da la calidad de vida. Hay que recordar que con un solo trabajo ya no basta, el 40 por ciento de empleados no llega a fin de mes con un solo empleo y tiene que alternar varios. Hay un uno por ciento de contratos indefinidos, el resto son temporales o a tiempo parcial. Tenemos que luchar por acabar con esto. El problema de Jaén es el modelo estructural, que se ha basado en el sector servicios y agrícola. Nosotros queremos potenciar el sector industrial y el público.

La desindustrialización es preocupante y ha sido muy acelerada en Jaén, en los últimos años ha pasado de suponer la industria el 30 por ciento de nuestro PIB a solo un 11 por ciento. No es casualidad que La Carolina, Bailén o Linares sean de los municipios con mayor tasa de paro de España. Esta desindustrialización se ha producido por el cierre de empresas y por la carencia de una puesta clara por la industria.

Tenemos que mover las aguas para que los poderes públicos y las empresas privadas no sean perezosas y generen empleo.

¿Hay ya propuestas concretas sobre estos temas?

Sí. Tenemos por ejemplo una sobre maquinaria agrícola. Cada vez habrá más mano de obra y más maquinaria, los jienenses siguen gastando en ellas y aquí no se fabrica nada. Sería plantar una semilla para que seamos nosotros los que las fabriquemos.

¿Cuál es la situación de la negociación colectiva?

En Jaén se ha conseguido firmar la mayoría de convenios sectoriales, a excepción del de la hostelería, que siguen manteniendo una postura firme. Ellos quieren legislar la precariedad y por ahí no pasamos, no queremos reducir salarios ni aumentar jornadas, nada de eso. No podemos darles un cheque en blanco a los empresarios. La hostelería entra además en el sector servicios, uno de los sectores queremos potenciar. Aprovechan la falta de movilización de los trabajadores, ya que estos tienen contratos de corta duración. Queremos insistir en este tema, ya que somos la única provincia junto con Granada sin convenio en este sector. Seguiremos luchando por esa negociación.

¿Cree que hay verdadera «inacción» de los responsables políticos, como apuntaba su antecesor?

Una gran parte de la culpa de lo que ocurre es del que lo gestiona, las administraciones son las que están al frente y echamos en falta que lleven las reivindicaciones de los jienenses a Sevilla y Madrid y vayan a protestar ahí. Tenemos que seguir reivindicando que luchen. Tienen todos muy buenas intenciones, pero lo que cuentan son los hechos y no ha habido ninguno, por lo que pedimos esas medidas. Que no vayan a las movilizaciones por ir, sino porque realmente quieren.

De cara al futuro supongo que también tendrá en cuenta la afiliación y representación del sindicato.

Sí, por supuesto, es uno de nuestros grandes retos internos. Aumentar ambas con el trabajo coordinado entre estructuras, porque creo que podemos conseguir un buen trabajo y ser referentes.

Jóvenes con experiencia

¿Cómo describiría a su nuevo equipo?

Ilusionado, renovado, reforzado, con ganas de trabajar. Hay muchos jóvenes con experiencia, incluso más que yo. Había que dejarle paso en el sindicato a caras nuevas. La juventud es importante porque somos los que estamos en el mercado de trabajo, los trabajadores pueden vernos como iguales. Puede haber gente con más experiencia, pero no de mayor capacidad. En ocasiones, capacidad no va de la mano de los años.

¿El sindicalismo es salir a la calle a protestar o cree que hay nuevas formas acordes a los nuevos tiempos?

Se proyecta una imagen de que la gran labor de CC OO es la movilización, concentración y huelga, algo que ocupa el 20 por ciento de nuestro trabajo. La gran labor es el diálogo social y la negociación colectiva, algo no tan conocido. Vamos a intentar reforzar el diálogo social para dar pasos hacia adelante. La movilización está ahí siempre que fracase el diálogo social.

¿Aconseja aumentar esa movilización con la situación actual?

Somos un sindicato de la clase trabajadora, la más importante de cualquier sociedad.