OCO celebra treinta años de lucha vecinal

Cantos junto a José Luis Adán y dirigentes vecinales. /
Cantos junto a José Luis Adán y dirigentes vecinales.

La federación de asociaciones de más solera e implantación premia a los tres responsables de periódicos de la capital

J. E. POVEDAJAÉN

La Federación de Asociaciones de Vecinos de Jaén OCO celebró ayer la cuarta edición de su entrega de premios a entidades que se distinguen por su colaboración con el movimiento vecinal. En esta ocasión se reconoció el trabajo de los tres responsables de los periódicos de la capital: José Luis Adán, de IDEAL, Juan Espejo, de Diario Jaén, y Raúl Beltrán, de Viva Jaén. Aunque el acto tuvo más enjundia que una simple entrega de premios. Acabó convirtiéndose en un grito, en un clamor reivindicativo sobre el movimiento vecinal y sobre Jaén, tan dejada. La Federación rindió homenaje a los presidentes que han llevado el timón en sus treinta años de existencia: Manuel del Pino, José Bautista, Ángeles Estepa y Miguel Castro. La actual presidenta, María Cantos, vivió su último acto público al frente de OCO -hay elecciones en abril y no se presenta a la reelección- sin despejar aclarar si mantendrá algún tipo de actividad pública.

Por sorpresa, pues no venía en el programa de la celebración, la presidenta María Cantos llamó al escenario a Manuel del Pino, presidente en los primeros tiempos. «La asociaciones eran reinos de taifas. Conseguimos que hubiese unidad», recordó el veterano dirigente. A José Bautista, catorce años presidente, con el que se vivió una etapa de crecimiento, de nuevas asociaciones, de estreno de sedes, de fiestas y verbenas en los barrios que consolidaron el movimiento. «Cogimos las vacas gordas», rememoró ayer para contrastarlo con las penurias actuales. A Ángeles Estepa, de la que se destacó su carácter combativo. «Peleamos por muchas cosas para nuestros barrios», recordó. A Miguel Castro -anfitrión ayer, pues el acto se celebró en la sede de Valdeastillas-, que abrió la Federación a la sociedad y a las necesidades planteadas con la crisis, como en el trabajo con el Banco de Alimentos. Fue Castro quien tuvo ayer un discurso más reivindicativo.

También subieron al escenario para recibir un reconocimiento público María de los Ángeles Barriga, quien fuera presidenta de la asociación Europa y siempre involucrada en temas de igualdad y contra la violencia de género, y Alberto Castro, implicado a fondo con el movimiento vecinal. Ejemplos de trabajo por sus vecinos.

El repaso a figuras históricas del movimiento vecinal devolvió el protagonismo del acto a la federación OCO. En la primera parte del evento los focos habían estado puestos en los responsables de los periódicos de Jaén. Los dirigentes vecinales destacaron la importancia de que sus reivindicaciones y proyectos tengan el altavoz de los medios de comunicación. Desde los medios se resaltó la importancia de contar con la voz de los vecinos. Se tuvo también un recuerdo emocionado a la figura de Vicente Oya Rodríguez, fallecido recientemente. «Un maestro», dijo de él José Luis Adán.

Entre las muchas quejas de abandono y maltrato de las administraciones expuestas durante el acto se sacó a colación una muy particular: un fallo municipal tiene clausurada judicialmente la sede de OCO, algo que entorpece el proceso electoral abierto. Un proceso al que no concurrirá la actual presidenta, María Cantos. No optará a un segundo mandato. Pero aprovechó su despedida para destacar la necesidad de que OCO siga peleando y sosteniendo la lucha vecinal. Al menos otros treinta años.