La mediación no arranca

Alegoría de la mediación. :: ideal/
Alegoría de la mediación. :: ideal

En dos años el Registro de Mediadores del Colegio de Abogados, con 92 profesionales inscritos, no ha atendido ningún caso

JUAN ESTEBAN POVEDA

Ayer se celebró el Día Internacional de la Mediación. Aunque en Jaén no hay nada que celebrar. La mediación, la que iba a ser la gran apuesta para desatascar y humanizar la Justicia, prácticamente no existe, más allá de la anécdota y de la jurisdicción de Menores. Casi no se media. Se pleitea, como toda la vida. Teóricamente todos los agentes del sistema judicial se muestran en público partidarios de este procedimiento extrajudicial de solución de conflictos. Pero la realidad es que prácticamente nadie lo usa.

«No nos ha llegado ningún caso», asegura José Antonio Gutiérrez Carazo desde el Colegio de Abogados de Jaén. La institución colegial abrió hace ahora dos años un registro de mediadores, en el que se inscribieron 92 colegiados, y les dio formación. Se da la circunstancia de que en febrero van a comenzar a dar cursos de reciclaje y actualización sin que el sistema diseñado haya servido para mediar en un solo caso. «No hay demanda ciudadana, no se derivan casos a la mediación desde los juzgados y esta herramienta no se está usando. El Colegio de Abogados lo tiene todo previsto y preparado, pero no ha entrado ningún caso», explica el encargado del registro.

En 2015 se anunció un convenio entre el Colegio y los juzgados para establecer protocolos de derivación de casos a la mediación. Aún no se ha firmado. Tampoco está en marcha el punto de información anunciado por el consejero de Justicia hace ya más de seis meses.

«Es cierto que no está funcionando como se esperaba», indica la abogada y mediadora Blanca Calabrús. En los últimos días a su despacho ha trabajado con dos casos, relacionados con hijos que intentan solucionar desavenencias sobre cómo repartirse el cuidado de sus padres de avanzada edad. Ella fue de las primeras en apostar en la provincia por este sistema, primero desde una asociación y ahora a título particular. Una muestra de los casos que demandan mediación. Pero que no dejan de ser «escarceos» con las posibilidades del sistema.

Hace apenas dos años, la Junta de Andalucía estimaba que hasta un 30% de los pleitos que abarrotan los juzgados podrían evitarse sentando a las partes en litigio en torno a una mesa, con un profesional en medio de ellos, para que hablasen y solucionasen por sí mismos sus problemas, sin recurrir a los procedimientos judiciales.

«Se ha presentado al consejero de Justicia una propuesta para que la mediación se incluya en los servicios de la Justicia Gratuita, y así sea más accesible», apunta la presidenta de la Audiencia de Jaén, Elena Arias Salgado, quien también coincide en que el sistema prácticamente no funciona.

El ministro Alberto Ruiz-Gallardón llegó al cargo en 2012 con la idea decidida de impulsar la mediación, y apenas un trimestre después de asumir la cartera alumbró el Real Decreto Ley (5/2012 de 5 de marzo) de mediación en asuntos civiles y mercantiles. Cinco años después, esta misma semana su sucesor, Rafael Catalá, ha asegurado que la mediación será uno de los ejes fundamentales que conformarán la Estrategia Nacional de Justicia. El Ejecutivo impulsará esta práctica a partir de acuerdos con los grupos parlamentarios y entidades que trabajan en este ámbito con el fin de mejorar el funcionamiento de la Administración de Justicia.

Asimismo, resaltó como avances que ahora un marco regulatorio hasta ahora inexistente, que incluye la creación del Registro de Mediadores e Instituciones de Mediación. Pero reconoció igualmente la necesidad de mejorar el funcionamiento de este Registro como herramienta imprescindible para encontrar al profesional necesario.

Nadie dice que la mediación sea fácil. Pero todos coinciden en que es mejor que un pleito. Y más barato.

Fotos

Vídeos