El 'otro' campo de Jaén

Mujeres recogiendo azafrán en Villarrodrigo.  /
Mujeres recogiendo azafrán en Villarrodrigo.

Fuera del olivar el campo jienense cuenta con cultivos variados y en crecimiento, como el pistacho, el almendro o la muy en boga 'stevia'

MIGUEL ÁNGEL CONTRERASJaén

La provincia de Jaén tiene una superficie de 1.348.500 hectáreas (ha), aproximadamente. Ahí entra todo, núcleos urbanos, pantanos, montes, parques naturales, etcétera. El 44 por ciento, 592.500 ha, corresponden a cultivos leñosos, entre los que domina con rotundidad el olivar con 586.000, el 99%. De él viven unas 110.000 familias. Jaén es olivar. Está claro. Pero no solo. Junto a un mayor rendimiento de todo lo relacionado con este («Del olivar tenemos que aprovechar como del cerdo, hasta los andares», asegura el delegado de Agricultura de la Junta en Jaén, Juan Balbín) cada vez más voces abogan por la utilización del campo jienense para otros menesteres que, más que sustituir al oro líquido, sirvan de complemento de este, dando jornales en los tiempos muertos durante el año de la recogida de aceituna y amortiguando los efectos en ejercicios de cosecha baja. Los datos les dan la razón. En los últimos tiempos han crecido en la provincia jienense otros cultivos a la sombra del olivar, entre los que destacan el almendro, el pistacho, los frutales o la muy en boga 'stevia', complementarios en muchos casos del oro líquido y con un mercado de lo más interesante.

Estos y otros cultivos, aunque minoritarios, son capaces de crear empleo y riqueza en la provincia. En la mayoría de las ocasiones, empresas familiares que han encontrado en ellos una salida laboral prometedora; a veces a través de cooperativas y otras de forma individual.

Destaca la producción de almendra, que además está subiendo de precio, siendo muy rentable ahora mismo gracias a una mala cosecha en Estados Unidos, con el kilo entre ocho y diez euros. Habrá que ver su evolución, una vez que el mercado se regularice, pero en este momento es un buen negocio y cuenta además con subvenciones de la Unión Europea y dentro de la propia PAC. La Diputación de Jaén, que tiene una convocatoria abierta, ayuda también a este y otros cultivos alternativos.

Pueblos como Úbeda con 200 nuevas ha, Alcalá la Real con 120 o Huelma con 81, han optado por nuevas plantaciones de almendro. Las localidades tradicionalmente productoras en la provincia mantienen su producción, Huelma con 723 ha y Pozo Alcón con 503. También se cultiva en Santiago Pontones, Cabra del Santo Cristo o Noalejo. 1.450 toneladas de almendra se recogieron en 2015, una cifra ligeramente superior a la del año anterior.

Más viñas

Además, está habiendo un ligero crecimiento del cultivo de la viña. En la actualidad Jaén cuenta con unas 320 ha de viñedo en su práctica totalidad para elaboración de vinos IGP (Identificación Geográfica Protegida) de Bailén, Torreperogil o Sierra Sur. Se está incrementando sobre todo en municipios como Santo Tomé, incluso hay iniciativas de formar una cooperativa municipal para procesar sus uvas.

El pistacho es, no obstante, el que parece tener un futuro más prometedor en el Santo Reino. Es el verdadero cultivo emergente, ya que hace unos años tan solo no existía y en la actualidad hay 290 ha, con un clima el jienense que le es muy favorable. «Va a crecer y no va a reducir el olivar», aventura Balbín. Se encuentra en dos formas en cuanto a su plantación, una intercalando en las claras del olivar de amplio marco y otro en marcos más o menos intensivos de 6x4 o 5x3 de plantación nueva sobre tierras calmas de plantación herbáceo.

La totalidad del pistacho en Jaén no ha alcanzado la edad adulta de producción, por lo que la cosecha es escasa aún por su corta edad. Las localidades que más han apostado por él han sido Peal de Becerro con 59 ha, Pozo Alcón con 24 y otros con plantación reciente, como Sabiote con 46, Villacarrillo con 37 y Huelma con 25.

Existe incluso una asociación a nivel provincial para este cultivo: la Asociación de Productores de Pistacho y Comercializadores de Jaén (Appistaco).

65 municipios con pistacho

Según los datos publicados en su web hay 65 municipios de la provincia pertenecen a ella, recogiendo 226,87 ha de pistacho plantado con 45.373 plantas. Comparadas con el olivar las superficies de cultivo tanto de almendro como de pistacho «no son de importancia en la actualidad», recalca el informe de la Junta, pero «sí lo son por las técnicas de sus cultivos en cuanto a la similitud y compatibilidad a la hora del uso de maquinaria propia del olivar, incrementando la rentabilidad en periodos que no se usan, complementándose en el año agrícola las labores y recolecciones para ambos cultivos (almendro-olivo, pistacho-olivo)».

El resto de frutales de la provincia, encabezados por el cerezo-guindo, melocotón, ciruelo o la higuera han presentado decrecimientos y pérdida de superficies cultivadas en el último año.

Algunas localidades como Villanueva de la Reina han optado por el cultivo hidropónico de fresas, con tres tipos que se recolectan en épocas diferentes, todo bajo plástico, pudiendo producir fuera de temporada. Ahora mismo la demanda le supera, con dos puestos de trabajo fijos todo el año.

También hay presencia de cereza en la Sierra Sur, que generan puestos de empleo aparte. La provincia es la primera productora de Andalucía y la tercera de España.

Jaén también se ha unido al furor reciente por la stevia, edulcorante natural sustituto del azúcar, muy en boga.

La moda stevia y fresas

La stevia es un pequeño arbusto herbáceo que no suele sobrepasar los 80 centímetros de alto, de hoja perenne y de la familia de los crisantemo, que normalmente crece en Sudamérica. Es 200 veces más dulce que el azúcar y no provoca aumento en los niveles de insulina en la sangre. Eso es lo que la hace tan popular.

La 'stevia' tiene recorrido en Jaén. En Santisteban del Puerto ha nacido ahora una empresa que mezcla directamente infusiones como el té o el café con un 15% de stevia, directamente en la propia bolsa, sin tener que añadir edulcorante alguno. Tienen más demanda de lo que pueden abastecer. Formada por cinco estudiantes buscan financiación. Ya han echado a andar con 40.000 euros y buscan 150.000.

Han llamado a las puertas de Agricultura, que estudia la propuesta. Además, no requiere de una gran extensión para contar con una producción alta. Cuentan con unas tres hectáreas por el momento y una nave de los CADES de la Junta. El Consistorio de Hinojares, por ejemplo, ha apostado por este cultivo en los últimos años y tener las espaldas cubiertas en los años en los que la producción de aceite sea baja. Ya se ha probado en otros municipios, como Santo Tomé, con resultados prometedores.

Algodón, tomate y más

En suelo jienense hay también 25.000 ha cultivadas con cereal, en la que predominan el trigo duro (unas 9.000 ha) e industriales, con 5.000 para algodón, o 1.800 de maíz. También hay girasol o leguminosas en grano (habas, garbanzos o lentejas) y cultivos forrajeros (alfalfa, veza, etc), completándose con tierras no cultivadas o de descanso que son los barbechos.

Resultan interesantes por la autogeneración de empleo. Así sucede en Campillo del Río, Guadalimar, San Miguel, Mengíbar o Donadío. Los cultivos herbáceos suponen 68.000 ha un 5% de la superficie de Jaén, con relevancia por su importancia económica.

Destacan también el cultivo del ajo y la cebolla, con una superficie de 300 ha como cultivo consolidado y con alto conocimiento en cuanto a su técnica. Así encontramos el espárrago blanco en San Miguel (Úbeda), en torno a 50 ha. Como novedad o vuelta a tiempos pasados las plantaciones de tomate para la industria conservera en acolchado de plástico negro en la zona de Campillo del Río con unas 30 ha con contrato.

El grueso del suelo jienense se lo lleva la tierra con carácter forestal, es decir, pastos naturales, montes abiertos, de madera, eriales, etcétera, un 46%, lo que se traduce en 620.500 ha. 67.500 son superficies no productivas agrícolamente, en torno a un 5%.

 

Fotos

Vídeos