El oasis cinegético de Jaén

Ciervo en Sierra Morena./
Ciervo en Sierra Morena.

Unos 200 millones de euros mueve el sector de la caza al año en la provincia | En Jaén hay 873 cotos de caza, 180 sociedades y unos 16.000 cazadores federados

CARMEN CABRERAJAÉN

Jaén es visto como un oasis para la caza por muchos aficionados a esta práctica. Lo demuestran las más de 30.000 licencias -33.870 para ser exactos- que existen en la provincia jienense (a las que se unen otras 8.000 de pesca), pero también todos aquellos amantes de esta afición que llegan desde diversos rincones de la geografía española. Y también de fuera de nuestras fronteras. A la caza menor, principalmente italianos, portugueses y franceses. Los ingleses, americanos y rusos se decantan por la caza mayor para intentar llevarse a sus países de origen ciervos, gamos o muflones. Una práctica internacional al conservarse Jaén como «una de las mejores provincias para la caza gracias a la diversidad de sus animales y a la que ofrecen sus campos», tal y como apunta el delegado en Jaén de la Federación Andaluza de Caza, Pedro López. Añade que «muchos extranjeros vienen atraídos por los zorzales, que son muy buenos y les llaman mucho la atención».

MÁS INFORMACIÓN

La provincia de Jaén es una de las provincias españolas con más hectáreas para la práctica cinegética.

Nada más y nada menos que 1.223.949 hectáreas. Es una de las grandes ventajas de tener cuatro parques naturales y, en consecuencia, una fauna amplia y variada. Cuenta con 873 cotos de caza, 116 rehalas con una media de veinte perros cada una y se realizaron 383 monterías, ganchos y batidas durante el año 2014. Además, existen 180 sociedades federadas, contabilizándose entre unos 16.000 federados.

Jaén aparece normalmente en las estadísticas entre las zonas donde se cobra un mayor número de piezas y de más calidad. ¿Qué encuentra aquí las escopetas? Pues en fincas gestionadas por empresas privadas, lo que quieran. Que para eso se gastan el dinero -en algunas monterías de postín los puestos se pueden cotizar por encima de los cuatro mil euros-. En las públicas y cedidas por particulares también habrá 'materia prima', aunque sí hay especies importantes algo más tocadas.

Ibercaza llega con importantes novedades para el sector

José Castro, presidente del Consejo de Administración de Ferias Jaén, rememoraba durante el acto de presentación oficial de Ibercaza Caja Rural Jaén, IX Feria de la Caza y la Pesca de la Provincia de Jaén, «nuestros esfuerzos, que se están viendo recompensados cuando Ibercaza, lejos de desaparecer, como ha ocurrido con otros eventos, se ha conseguido consolidar. No sólo la cuota de mercado, sino también el público visitante. Y es que sin temor a equivocarnos, podemos afirmar, que Ibercaza es una de las mejores ferias de caza y pesca de España». La feria se celebrará del 18 al 20 de septiembre.

En el acto estuvo acompañado por Manuel Fernández, vicepresidente segundo y Diputado de Promoción y Turismo de la Diputación de Jaén; Juan Eugenio Ortega, delegado de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio y José Márquez, director comercial de Caja Rural Jaén. «No sólo cuenta que el evento que realizamos esté plenamente justificado desde el punto de vista social y económico en nuestra provincia, además es fundamental y casi primordial el esfuerzo y trabajo coordinado con administraciones y profesionales del sector para conseguir de Ibercaza todo un referente nacional», afirmaba Castro. Y añadía, «se estudia minuciosamente cada detalle, cada actividad, cada promoción, con el objetivo último de conseguir la satisfacción tanto de las empresas expositoras como de los cazadores y pescadores visitantes a la feria».

Ibercaza 2015 al igual que en ediciones anteriores se presenta con dos zonas, una comercial, donde estarán presentes firmas y empresas de toda España relacionadas con los sectores y subsectores del mundo de la caza y la pesca. Así, armerías, organizaciones de caza mayor y menor, complementos de caza y pesca, taxidermia, joyería, piel, federaciones, coches 4x4, rehalas, granjas cinegéticas, etc. estarán presentes en esta zona de la feria, que alcanzará las 80 empresas representadas, procedentes de 6 comunidades autónomas y 18 provincias. Además, contará con presencia internacional, con empresas de Francia y Sudáfrica.

Por otro lado, se podrá disfrutar de la zona lúdica y de actividades en la que los visitantes a la feria podrán participar de forma activa. Aquí podrán practicar tiro al plato (Ibercaza es la única feria de España que organiza esta actividad), tiro olímpico con escopeta de aire comprimido, tiro virtual, tiro con arco, talleres y charlas de pesca, exposición de taxidermia, trofeos de caza y concentración de perros de caza.

Castro también incidía en las novedades de Ibercaza. «La más destacada, la celebración en el marco de la feria de la Gala de los Premios Caracola 2015 el 19 de septiembre, que organiza la revista Caza y Safaris y que sin duda son los premios más prestigiosos del sector cinegético y en donde se premia las mejores monterías en abierto y cercado del año 2014».

Otras novedades serán la instalación de un voladero, un túnel para prácticas de óptica de visión nocturna, jornadas técnicas organizadas por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, jornadas de presentación de cartuchería libre de plomo por parte de la Real Federación Española de Caza; sala de cine para proyección de películas de caza; taller de homologación de trofeos de caza mayor En definitiva, un abanico inmenso de actividad que hará las delicias de los visitantes a la feria.

Las cuentas

La caza en la provincia mueve más de 200 millones de euros, según las estimaciones de la Administración pública. Las escopetas y los cartuchos (y los que los manipulan) dejarán este ejercicio en Jaén esta bonita cifra, toda una inyección de moral, y de euros, para los servicios, afectados de lleno por la crisis. Se trata de una industria trasversal de la viven carniceros, taxidermistas, armeros, concesionarios de vehículos todoterreno, tiendas de munición, marroquinería, confección, establecimientos para la alimentación de animales, complementos, turismo, hostelería y granjas de crías de especies cinegéticas. También obtienen importantes ingresos arrendatarios de cotos y organizadores de cacerías, lo que genera a su vez un importante volumen de contrataciones: guardas, secretarios, guías, ojeadores y muleros o rehaleros.

Sólo con las garantías provisionales que pagan los cazadores para participar en concursos y subastas de recechos, aguardos, batidas y monterías en terrenos gestionados por la Junta se obtienen unos 450.000 euros, un dinero que se emplea en gran medida en la conservación de los hábitat. En cualquier caso, la parte del león está en lo privado. Ahí es donde realmente se mueve la mayor parte del dinero.

Potencial

«Tenemos un gran potencial que es desconocido para muchos y tenemos que hacer un esfuerzo en darlo a conocer y aprovechar un flujo de visitantes que tiene un poder adquisitivo más alto que otros tipos de turistas», apunta el delegado de Medio Ambiente, Juan Eugenio Ortega. «Los cazadores de la provincia -añade- mueven gran parte de la economía de nuestros pueblos, pero también tenemos que realizar una especial labor en atraer cazadores de otras comunidades autónomas, otras provincias y países». «Es muy importante el beneficio que supone para el sector turístico de nuestra tierra y también para todas aquellas empresas cuya actividad gira en torno al mundo de la caza y la pesca, con lo que esto supone para la creación de empleo y riqueza en nuestra provincia», puntualiza.

Pese a ello, Pedro López lamenta que el número de licencias bajó el año psado, apuntando como posible causa a la crisis económica. «Al fin y al cabo la caza es un deporte, una afición que en momentos de crisis económica se puede ver afectada», reconoce.

Este año se han producido novedades en las fechas de caza. En campañas anteriores la veda del conejo se abría en julio y se paralizaba en septiembre para reabrirla nuevamente en octubre. Sin embargo, este año la Delegación de Medio Ambiente ha decidido llevar a cabo una experiencia piloto que ha consistido en abrir la veda el 9 de agosto de forma ininterrumpida hasta el 30 de noviembre. Es decir, se ha abierto una única veda este año que, por desgracia para los aficionados a esta práctica, no está siendo muy positiva.

Pedro López, apunta que «la campaña del conejo está siendo muy floja hasta el momento». Y achaca los malos datos al clima de verano, con temperaturas muy elevadas. «Esperemos que con la llegada del otoño aparezcan las lluvias y con ellas también mejore la caza del conejo». Además, admite que el retraso en la apertura de la veda un mes con respecto a otros años «tampoco ha ayudado». De hecho, afirma que los cazadores están «bastante descontentos» con las nuevas fechas porque consideran «que les ha perjudicado a la hora de cazar». Por otro lado, también se encuentra abierta desde el pasado 23 de agosto la media veda para la tórtola, paloma y codorniz.

Nuevo reglamento

Los cazadores también esperan que la Consejería de Medio Ambiente presente un nuevo reglamento de caza en el que está trabajando y en el que se producirán sustanciales cambios con respecto al actual. «Nosotros somos los primeros interesados en el bienestar de la caza -cuenta López-, por eso necesitamos una regulación y que se defina claramente que esta actividad es un deporte, así como sus modalidades».

 

Fotos

Vídeos