La mitad de los menores de 30 años no tiene empleo

Muchos jóvenes se ven obligados a emigrar ante la falta de expectativas de empleo. /
Muchos jóvenes se ven obligados a emigrar ante la falta de expectativas de empleo.

Los porcentajes siguen siendo escandalosos, pero la reactivación inherente a la aceituna también ha favorecido a este colectivo

JORGE PASTOR

Aunque las dificultades para encontrar un empleo ya son generalizadas para todos los grupos de población, lo cierto es que sigue habiendo colectivos que lo tienen, si cabe, incluso un poco peor. Discapacitados, mayores de cuarenta y cinco años, mujeres y también los jóvenes. Pongamos el foco en estos últimos. Y tomemos como referencia a los que tienen entre dieciséis y treinta años, una estadística que no se publica por defecto en la Encuesta de Población Activa, pero que el Instituto Nacional de Estadística sí ha elaborado a petición de este periódico. En efecto, los porcentajes de desempleo son muy preocupantes, pero lo cierto es que evolucionan a mejor. En el segundo trimestre el 49,51% de los menores de treinta años, prácticamente la mitad, no tenían trabajo. En el mismo periodo de 2013 nos situábamos en el 54,91%. Cinco puntos por encima que en la actualidad.

Es un porcentaje elevadísimo pero que, a pesar de ello, no es el más alto de España, lo que nos da una idea de cómo está el paño para la generación mejor preparada de la historia y llamados a tirar del carro -siempre y cuando se lo permitan-. Por encima de un vergonzante 50% Ceuta (60,42%), Cádiz (57,40%), Granada (53,72%), Palencia (52,62%), Santa Cruz de Tenerife (50,69%) y Alicante (50,09%). Por detrás ya aparece Jaén, con el referido 49,41%. En el otro lado del fiel de la balanza, donde hay una menor proporción de menores de treinta años sin trabajo, figuran Segovia (26,14%), La Rioja (27,14%, Huesca (28,77%) y Lleida (28,88%). Un escenario radicalmente distinto que evidencia, igualmente, las diferencias de actividad y crecimiento dentro de ese empeño compartido, con mayor o menor celo, llamado España.

Pero ¿a qué se ha debido esa caída de cinco puntos en la tasa de Jaén de un año para otro? Pues básicamente a los mismos motivos que han llevado a que el índice general pase del 40,47% al 35,72%. El primer trimestre de este 2014 fue bueno para Jaén y el segundo, aceptable. Son las consecuencias del campañón y de sus secuelas, en este caso positivas, para la economía durante prácticamente todo el primer semestre.

Un semestre propicio

Y es que el análisis no se circunscribe únicamente a los siete millones de jornales que, en teoría, se generaron en la última recolección, lo que ha permitido a muchos temporeros alcanzar los treinta y cinco jornales que permiten el cobro del subsidio agrario -a razón de 420 euros mensuales durante seis meses-. Detrás subyace dinero que se mueve y que genera, en definitiva, demanda, puestos de trabajo e incluso algo de riqueza. Así se desprende, verbigracia, del último informe publicado por Analistas Económicos de Andalucía, perteneciente al grupo Unicaja, donde se indica que Jaén fue la segunda provincia de la comunidad autónoma que registró un mayor índice de crecimiento en el primer trimestre, con un 1,1% -tan solo Huelva se sitúa por delante, con una décima más-.