Cierra tras décadas la emblemática oficina central de Banesto en Jaén

El edificio de la calle Roldán y Marín ha cerrado y han desaparecido los rótulos de Banesto./
El edificio de la calle Roldán y Marín ha cerrado y han desaparecido los rótulos de Banesto.

El edificio, de tipología 'hotel', es el único que aún conserva parte de la fisonomía urbana que en su día tuvo el Paseo de la Estación de la capital

JOSÉ M. LIÉBANA

Acaba de cerrar sus puertas en la capital jienense la conocida oficina central del Banesto, sita en el número 1 de la calle Roldán y Marín, y todo un emblema en la ciudad porque durante décadas ha ocupado tan original edificio. De su fachada han desaparecido estos días los rótulos de la entidad y el cajero automático. El cierre es fruto de un plan general para unificar oficinas por parte del Banco Santander, principal accionista desde hace una década de Banesto y una vez que el Banco Español de Crédito ha desaparecido como tal del nuevo mapa de entidades financieras.

En abril lo hizo igualmente la oficina central del Banesto en Linares, situada en otro lugar preferente, la esquina de la Corredera de San Marcos con Julio Burell, y conocida como La segunda casa madre del banco porque este abrió sus puertas en la ciudad en el año 1902 (desde mediados del siglo XIX se instalaron en Linares importantes empresas exportadoras de minerales) y en la citada ubicación estuvo desde 1928. De momento no ha trascendido el futuro uso que el Banco de Santander dará a tan emblemáticos edificios.

Edificio singular

El inmueble de la capital jienense tiene una gran singularidad puesto que se trata del único edificio que aún conserva parte de la fisonomía urbana que un día tuvo el Paseo de la Estación, cuando no era una zona tan edificada y sirvió como bulevar para unir la ciudad consolidada con la estación ferroviaria.

La tipología es la de una edificación exenta para vivienda unifamiliar, tipo hotel, de gusto ecléctico o modernista, y rodeadas de espacios ajardinados y verja exterior, tal y como figura en la Guía de Arquitectura de Jaén, obra de Padilla Sánchez, Casuso Quesada y Ortega Montoro, editada por el Colegio de Arquitectos de Jaén y la Junta de Andalucía. Información que recientemente ha colocado junto a la verja, al igual que en otros edificios simbólicos de la ciudad, el Proyecto rEAcciona Jaén mediante códigos QR o códigos bidimensiones (bidi) que leen los teléfonos móviles.

«Su fachada sigue diciendo la citada guía nos remite al gusto escurialense de la arquitectura oficial en aquellas fechas, muy apropiado entonces para el tipo de función bancaria. Amplia escalinata de acceso, portada clasicista con pináculos y cuerpo de espadaña superior con frontón partido sobre falsas pilastras. Dos cuerpos laterales se adelantan a la línea de fachada, con balaustrada y pináculos».

Pero el edificio no siempre fue oficina bancaria. Con anterioridad albergó la conocida clínica del doctor Bueno, odontólogo de fama, y el jardín ocupaba algo más de espacio alrededor ya que la verja que da a la calle Federico de Mendizábal (Mesones) fue retranqueada para dar más amplitud a la citada calle.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos