130.000 euros para Autobuses Castillo

Autobús a su paso por el Paseo de la Estación, ayer./LIÉBANA
Autobús a su paso por el Paseo de la Estación, ayer. / LIÉBANA

El Ayuntamiento recuerda que la empresa tiene otros ingresos del cobro de billetes

José M. Liébana
JOSÉ M. LIÉBANAJAÉN

Una historia tan circular como las ruedas de los autobuses: la empresa Castillo volvió a anunciar a sus trabajadores una falta de liquidez para pagar las nóminas esgrimiendo el impago municipal, llegó la fecha de cobro y entre los trabajadores cundió la alarma, por lo que estos solicitaron una reunión para presionar al Ayuntamiento, que igual que otras veces termina pagando una parte de la deuda para evitar la huelga y que las ruedas dejen de girar. Y vuelta a empezar.

El alcalde accidental de Jaén, Juan José Jódar, anunció que el Ayuntamiento libró ayer 70.000 euros a la empresa concesionaria, Autobuses Castillo, a los que sumó otros 60.000 abonados en julio. «Entiendo que a lo sumo el jueves estos trabajadores habrán cobrado», coligió.

Jódar subrayó el «esfuerzo considerable» que hace el Ayuntamiento, el alcalde y el concejal de Hacienda para cumplir con el compromiso adquirido con Castillo para reducir la deuda y añadió que todos los meses se le abonaría una cantidad para que dicha empresa tenga unos ingresos «con los que ir cubriendo los gastos básicos prioritarios como son los salarios de los trabajadores».

El alcalde accidental habló ayer con el propietario de la empresa, José Castillo, y dijo que este se comprometió a que conforme le llegue el dinero pagará las nóminas. Lo que no quita que recordara que además de los ingresos que recibe de las arcas municipales, la empresa también tiene los procedentes de la venta del billete normal y del porcentaje del bonobús que va directamente a la tesorería de Castillo (la parte restante de estos billetes bonificados es la que paga el Ayuntamiento).

Juan José Jódar resaltó, por otro lado, que el Ayuntamiento «viene trabajando por mejorar día a día el transporte público» y puso como ejemplo el billete de trasbordo, líneas circulares, línea 20, el servicio a La Manseguilla y Los Robles, «entre otras mejoras».

Contra las presiones

El PSOE de Jaén acusó al gobierno municipal, del PP, de «permisividad extrema» con la empresa Castillo, a la que «deja hacer y deshacer a su antojo», dijo la edil Matilde Cruz, quien lamentó que no se le exija «responsabilidad alguna por el servicio que presta, por la ausencia de auditoría pública o por la desactivación de la aplicación móvil de los autobuses, que lleva fuera de juego ocho meses».

A ello sumó la «condescendencia» del alcalde, Javier Márquez, que le permite a Castillo «jugar con el salario de los trabajadores en su estrategia de presión contra el Ayuntamiento», criticando la «absoluta falta de autoridad» y la «dejación de funciones» del equipo de gobierno, cuya obligación «es velar por la calidad de los servicios públicos que se prestan a la ciudadanía». «Parece que esta empresa se cree la reina del mambo y lo peor es que el Ayuntamiento le baila el agua», aseveró.

Cruz añadió que tampoco se cumplen otros compromisos «arrancados por la oposición», como la ampliación de horarios de la línea 15 al casco antiguo o la adquisición de microbuses.

UGT quiso aclarar que estarán al lado de los trabajadores «con respecto a la empresa». «Los problemas que Castillo tenga con el Ayuntamiento no son nuestra batalla, sino la de Castillo», afirmó su secretaria general de la Federación de Servicios, Movilidad y Consumo (FeSMC), Elvira Ramírez, quien exigió el pago de las nóminas y el respeto a los derechos de los trabajadores. «Nos parece mezquino que Castillo juegue con el sueldo de los trabajadores y que lo utilice como moneda de cambio para presionar al Ayuntamiento. Es una bajeza empresarial vergonzosa», apostilló.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos