Sharapova recupera el trono de París

Sharapova, tras ganar Roland Garros. /
Sharapova, tras ganar Roland Garros.

La rusa conquista su segundo Roland Garros al imponerse a la rumana Halep en una final de tres horas

COLPISA/AFPPARÍS

La tenista siberiana que se definía en sus inicios «como una vaca sobre el hielo» en el polvo de ladrillo es ahora una consumada especialista, capaz de agarrarse a la tierra batida para competir cada punto e imponer su ley a base de entrega, sacrificio y su potente juego desde el fondo de la pista. Fue un partido de poder a poder, el mejor sin duda del torneo. Halep, la tenista más en forma en Roland Garros, una jugadora de 22 años que vive sus mejores días, sucumbió ante Sharapova, una veterana de 27 años que en su 12ª participación en París, como séptima favorita, llegó a la final con el pundonor que sólo tienen las más grandes de este deporte.

«Muchas felicidades por la victoria, Maria. Esto será muy especial para mí toda mi vida. Ha sido un torneo impresionante. Gracias sobre todo a los rumanos que han venido y a los que me han visto por la televisión. No olvidaré esta participación», dijo Halep en la ceremonia de entrega de trofeos. «Esta es tu primera final de 'Grand Slam' y la primera parada de tu carrera, así que felicidades. Has hecho un torneo fantástico», apuntó Sharapova, antes de agradecer a su equipo técnico, padres y aficionados el apoyo recibido utilizando el inglés, el ruso y el francés.

A diferencia de sus tres choques anteriores en Roland Garros, en los que tuvo que remontar un set para encontrar su ritmo, la tenista siberiana logró esta vez reaccionar antes y, tras ceder su saque y verse 2-0 por debajo, ajustó su tenis para ganar la primera manga. Halep, por su parte, perdía su primer set en el torneo ante una tenista incontenible, segura y crecida a base de remontadas. La rumana hacía lo que le ha dado resultado durante todo el torneo, pero esta vez su inteligencia táctica y variedad de golpes encontraba casi siempre una devolución de más.

Tres sets, 13 años después

En la segunda manga la igualdad fue la nota predominante. Halep, tras su bache, tomó la temperatura al partido, mientras que Sharapova seguía con su alto nivel, sólo dejando con vida a la rumana mediante algunos errores no forzados. Con 4-4 y saque para la rusa, un largo e intenso intercambio, la acción más espectacular del partido, se lo anotó Halep, que también se llevó el juego. Lo que parecía un punto de inflexión se convirtió en un momento extraño, en el que a las dos jugadoras les tembló la raqueta para ceder cada una dos roturas y alcanzar el 'tie break'.

De nuevo la muerte súbita no respondió a ningún orden. Sharapova estaba a dos puntos de levantar el trofeo, pero Halep alzó la voz para elevar su juego e igualar 1-1 en sets. En la primera final que llegó a los tres sets desde 2001, cuando la estadounidense Jennifer Capriati ganó 12-10 en la manga decisiva a la belga Kim Clijsters, Sharapova impuso su experiencia (era su novena final de 'Grand Slam', y la primera para Halep).

Tras sendas roturas de principio, la rusa ganó tres juegos consecutivos (4-2), pero Halep regresó para igualar 4-4. El último estirón de Sharapova no encontró respuesta y, tras un tortuoso camino, aprovechó su primera bola de partido para levantar su segundo Roland Garros y recuperar el trono de París que el pasado año le arrebató Serena Williams.