Nadal empieza con dificultades el Godó

Nadal empieza con dificultades el Godó

Ferrer, por su parte, ha perdido ante Gabashvili

AGENCIAS BARCELONA

El español Rafael Nadal, primer cabeza de serie del torneo Conde de Godó, ha necesitado una hora y 57 minutos para tumbar a su compatriota Albert Ramos, por 7-6 (2) y 6-4, y avanzar a los octavos de final.

Ramos ya se enfrentó a Nadal en los cuartos de final del Godó de 2013 y entonces cayó con facilidad ante el balear (6-3 y 6-0). Sin embargo, el tenista de Mataró fue hoy capaz de jugar de tú a tú al ocho veces campeón del torneo, que no tuvo un estreno ni mucho menos sencillo.

En un partido tremendamente igualado desde el principio, Nadal tuvo que sudar de lo lindo para colocarse 6-5 a favor y saque. Pero cuando parecía que el primer parcial sería suyo, Ramos logró forzar el desempate con un rotura de servicio.

Pese a ceder con claridad en el desempate, Ramos tampoco se vino abajo en la segunda manga. Aguantó el intercambio de golpes desde el fondo, buscó los errores de Nadal y conservó su saque hasta el 5-4. Sin embargo, no aguantó la presión en el momento de la verdad y entregó su saque en blanco y, con ello, el partido.

El ocho veces campeón de Roland Garros se medirá mañana en octavos contra el croata Ivan Dodig, verdugo hoy del español Feliciano López.

Ferrer, reciente semifinalista en Montecarlo y número 5 del mundo, empezó con un 3-0 abajo y, a partir de ahí, siempre remó a contracorriente.

Cuando le empezó a funcionar un poco más la derecha, se sobrepuso para nivelar la primera manga, e incluso dispuso de una bola para 5-4 y saque, que desperdició antes de ceder en blanco su servicio en el último juego del set.

El alicantino tampoco se repondría en el segundo parcial. Poco sólido desde el fondo de la pista e inconsistente con su servicio, cedió de nuevo el saque ante Gabashvili en el cuarto juego y malogró dos bolas para recuperar la rotura en el siguiente. Ahí enterró sus opciones el español que, como en la primera manga, cedió de nuevo su saque en el último juego para perder con claridad el partido.

Ferrer, cuatro veces finalista en Barcelona -perdió todas ellas contra Rafael Nadal- también cayó, contra pronóstico, en segunda ronda del año pasado, ante otro ruso, Dmtry Tursunov.