Nadal sucumbe ante un gran Almagro

Almagro celebra su triunfo contra Nadal en el Godó. /
Almagro celebra su triunfo contra Nadal en el Godó.

El murciano puso fin a una década de derrotas consecutivas ante un Nadal que no perdía en Barcelona desde 2003

PATRICIA MUÑOZMADRID

Nicolás Almagro puso fin este viernes a la maldición de diez años de derrotas consecutivas frente a un Rafael Nadal que no perdía en Barcelona desde 2003. El duelo, muy trabajo (2-6, 7-6 (5) y 6-4), permitió al murciano desquitarse de la final del año pasado en la que cayó ante el balear y sumar, después de una década de enfrentamientos con un balance de 10 a 0 para el mallorquín, su primer triunfo ante la que, hasta el momento, era su bestia negra.

A pesar de las dudas iniciales, que ya desde el primer juego permitieron a Nadal ponerle contra las cuerdas, Almagro supo sobreponerse y desplegar su mejor tenis, apoyado en unos buenos servicios y un seguro juego de fondo que fue de menos a más. Los titubeos y fallos en los primeros compases del partido, que le llevaron a sufrir tres roturas de servicio consecutivas y, con ello, que el primer set cayera del lado del balear, se convirtieron en puntos ganadores a medida que se desarrollaba el segundo parcial, en el que los dos jugadores mantuvieron un nivel de juego muy parejo. Tanto es así que el set se decidió en la muerte súbita que, por primera vez en la historia de enfrentamientos entre ambos tenistas, cayó del lado del murciano, que veía la victoria más cerca que nunca.

Al balear, ocho veces campeón en Barcelona, se le puso el partido en contra con un Almagro crecido, muy fino al resto y convertido en un auténtico tira-líneas, a lo que se sumaron la inseguridad al servicio y los errores no forzados desde el fondo de un Nadal que no se encontraba cómodo en la pista.

El número uno del mundo perdió terreno y, tras varias roturas de servicios consecutivas por parte de los dos jugadores, permitió a Almagro hacerse grande y plantarse con 5-4 y servicio. Una oportunidad de oro que, en su segundo punto de partido, supo finalmente aprovechar con un gran derechazo que ocho veces campeón del torneo no pudo alcanzar. El murciano completó así la que ha sido su primera victoria sobre Rafael Nadal que, tras la decepción en Montecarlo, se llevó en esta jornada una nueva derrota en su superficie favorita, lo que le obliga, como él mismo señaló, «a pensar ya en Madrid».