José Miguel Nieto, reelegido presidente de la Federación Andaluza de Bolos

José Miguel Nieto, reelegido presidente de la Federación Andaluza de Bolos

Nieto, que está al frente de la FAB desde 2011, afronta su tercer y último mandato, con el objetivo de consolidar la estructura de la entidad

JOSÉ A. GUTIÉRREZJAÉN

José Miguel Nieto ha sido reelegido presidente de la Federación Andaluza de Bolos. Nieto, que está al frente de la FAB desde 2011, afronta su tercer y último mandato, con el objetivo de consolidar la estructura organizativa de la entidad bolística.

El pasado sábado, en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Cazorla, tuvo lugar la celebración de la Asamblea General para la elección a presidente durante los cuatro años que van de 2016 a 2020. El candidato al cargo, José Miguel Nieto Ojeda, presentó su programa para el mandato para el que se presentaba, resaltando que ésta será la última candidatura a la que se concurrirá. Prosiguió haciendo una valoración de la anterior legislatura y señalando los objetivos que se plantea para los próximos cuatro años.

A dicha asamblea asistieron dieciséis de los veinte asambleístas que toman posesión de su cargo en los distintos estamentos deportivos que componen la federación, además de dos representantes de la delegación malagueña, el secretario y presidente de la Comisión Gestora.

Se formó la mesa electoral por sorteo, asignando la presidencia a Ruth Compton y actuando como secretaria María Felicidad Pérez. Nieto, como candidato único, salió elegido por unanimidad.

Objetivos cumplidos

En su discurso de presentación resaltó que tras un mandato de trámite de dos años, cuando sustituyó en el cargo al dimitido Mariano Braojos, y cuyo objetivo era el de salvar una entidad en quiebra económica y sentar las bases de una estructura de gestión mínima y necesaria en la entidad, para su primera etapa completa de cuatro años planteó tres grupos de objetivos principales. Por un lado, «era necesario normalizar los programas deportivos regionales para las cuatro modalidades integradas en la FAB, aplicar programas de captación de deportistas en edad escolar y buscar la protección por Ley del deporte autóctono», explicaba el presidente.

El segundo grupo «buscaba la normalización de la gestión y el funcionamiento ordinario de la entidad, junto con la constitución y puesta en funcionamiento de todos sus órganos de gestión». El último gran objetivo era «buscar líneas de financiación para poder cumplir las metas anteriores».

«Cumplidos los objetivos primeros, considerando la línea ascendente en cuanto a la afiliación de clubes y deportistas (se ha duplicado el número de licencias en estas últimas cuatro temporadas) y la entidad saneada en lo económico, ahora toca consolidar y mejorar la estructura organizativa de la FAB, sobre todo para garantizar una transición tranquila a los futuros directivos», señaló José Miguel Nieto.

Mejoras

Dichas mejoras «van encaminadas a que, en lo deportivo, el peso organizativo recaiga totalmente en los comités técnicos, bajo la supervisión de los órganos de gobierno, y velar por la salud y protección de deportistas, técnicos y árbitros».

Por otro lado, «en lo relativo a la gestión ordinaria, el objetivo es mejorar la atención administrativa y aumentar el horario de atención al público, además de aplicar un código de buen gobierno que garantice la transparencia».

En cuanto a la financiación consideró que había que insistir en los puntos fuertes de la FAB como el deporte autóctono, el deporte base, la alta proporción de mujeres entre las licencias, el deporte para mayores, para seguir aumentando el número de licencias y los ingresos.