Gabo, un director frustrado

Gabriel García Márquez /
Gabriel García Márquez

A diferencia de su enorme éxito como novelista, Gabo no cosechó ese triunfo en el cine, su segunda gran pasión. Sin embargo, su entrega sirvió como impulso a decenas de jóvenes realizadores

BOQUERINI MADRID

A diferencia de su enorme éxito como novelista, Gabriel García Márquez ha sido un cineasta frustrado. Tras la literatura, el cine ha sido su segunda pasión; Marcado por 'Milagro en Milán', una de las cumbres del neorrealismo, estudió cine en Roma, en el famoso Centro Sperimentale de Cinematografia, pero el éxito como escritor le hizo olvidar sus sueños de juventud como cineasta.. Incluso llegó a dirigir un cortometraje, 'La langosta azul' (1954), junto con el pintor Enrique Grau, el escritor Álvaro Cepeda Samudio y el fotógrafo Nereo López. Antes de su consagración como escritor, el autor colombiano firmó numerosos guiones en méxico, siempre bajo pseudónimo que salvo alguna excepción, no han pasado a la historia. Destacados fueron sus libretos para 'El gallo de oro' (1964), de Roberto Gavaldón y 'Tiempo de morir' (1966), de Arturo Ripstein.

Pero el que García Márquez no pudiese triunfar como cineasta fue un acicate para que se involucrase apoyando a jóvenes cineastas de todo el mundo. En 1986, conjuntamente con dos condiscípulos del Centro Sperimentale di Cinematografía, y, apoyados por el Comité de Cineastas de América Latina, funda la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de Los Baños (en Cuba), una institución que el mismo financia gracias a los beneficios de un gran obra literaria. En la Escuela, siempre que sus otras actiidades se lo permiten, imparte diferentes cursos y talleres, siempre relacionando literatura y cine. De allí sale el curso 'Como se cuenta un cuento' y diferentes proyectos audiovisuales. Muchos de los más destacados cineastas jóvenes de Asia, Africa, America Latina y también de Europa han estudiado cine becados por García Márquez en Cuba, entre ellos el español Benito Zambrano, director de 'Solas', que dedicó uno de sus largometrajes, 'Habana Blues' a sus compañeros que estudiaron cine en la isla caribeña.

Más noticias

Muchas de las novelas de García Márquez han conocido adaptaciones cinematográficas, siempre con escaso éxito de público y vapuleadas por la crítica, lo que provocó que el escritor se desentendiera completamente de estas adaptaciones para la pantalla de sus novelas: La viuda de Montiel (1975), dirigida por el chileno Miguel Littín, María de mi corazón (1979), del cubano Jaime Humberto Hermosillo, a partir de un guión del propio escritor, El año de la peste (1979), del mexicano Felipe Cazals, Eréndida, (1983), del brasileño Ruy Guerra, 'Tiempo de morir' (1986), del cubano colombiano Jorge Ali Triana, Un señor muy viejo con unas alas enormes (1988), de su compañero en el Centro Sperimentale de Cinematografia, el argentino Fernando Birri, al que le regala el guión original...En 1999 el mexicano Arturo Ripstein lleva a la pantalla la que ha sido la mejor adaptación de una de sus novelas, 'El coronel no tiene quien le escriba'. Las últimas ha sido 'El amor en los tiempos de cólera' (2007), a cargo del británico Mike Newell, y 'Memoria de mis putas tristes' (2011), a cargo del danés Henning Carlsen, amigo del escritor, presentada (y abucheada) en el Festival de Málaga.

Un poco mejor suerte han tenido las adaptaciones televisivas, destacando la serie 'Amores difíciles: Cuentos de Gabriel García Márquez', que producida por el español Andrés Vicente Gómez, llevó a la pantalla una serie de relatos breves del escritor como 'El verano de la señora Forbes' o 'Yo soy el que tu buscas'. Pese al reclamo de García Márquez, la serie nunca se llegó a exhibir como tal y tan solo TVE ha emitido alguna vez algún episodio suelto.