La Rioja edita una antología de Ruiz Amezcua por su visita al ciclo 'Agosto clandestino'

Manuel Ruiz Amezcua./
Manuel Ruiz Amezcua.

Se trata de una edición de 400 ejemplares, numerados y firmados por el autor jienense, que incluye 27 poemas de distintas obras

ANTONIO ORDÓÑEZJAÉN

La poesía del jienense Manuel Ruiz Amezcua (Jódar, 1952) viaja continuamente por distintas antologías y por diversas regiones. Si hace unos meses era Galaxia Gutenberg quien editaba una exhaustiva antología con el universo lírico del poeta, recientemente, ha sido la Rioja la que ha presentado una pequeña selección, bajo el título 'Un mundo distinto (Antología poética 1974-2014) Manuel Ruiz Amezcua'.

La obra se presentó durante la presencia del poeta jienense en Logroño, hace unas semanas, durante el programa 'Agosto clandestino'. Se trata de una edición de 400 ejemplares, numerados y firmados por el propio autor que ve la luz dentro de la colección Planeta Clandestino. Se trata de una selección realizada por José Luis Pérez Pastor, quien también es el responsable de las notas y de la introducción. Pérez Pastor indica en este preámbulo que esta edición nace para acompañar a Ruiz Amezcua en «su paso por la X edición del festival de poesía 'Agosto Clandestino', que la asociación cultural del mismo nombre y su proyecto editorial Ediciones del 4 de Agosto desarrollan este año con el impulso del Gobierno de la Rioja.». Son en total 27 poemas que «constituyen un ejemplo del buen hacer de este autor, un extracto de toda una vida dedicada a la poesía -y esperemos- una efectiva invitación a leerla más extensamente a través de sus libros sueltos o bien a través de la completa antología de Galaxia Gutenberg.».

Pérez Pastor hace referencia a algunas de las palabra que dedica Antonio Muñoz Molina en el prólogo de esa antología a Ruiz Amezcua. Y añade que «la poesía resultante es, de este modo, una entregada resistencia frente a dos temas tan barrocos y tan contemporáneos como el propio Ruiz Amezcua y su escritura: la muerte y los abusos de los poderosos. Frente a ello, el amor como última tabla de salvación frente a los despropósitos de la existencia». Respecto a la trayectoria creativa del poeta jienense, el responsable de esta última selección destaca que Ruiz Amezcua se ha mostrado a través de los años «como un brillante cultivador del soneto al mismo tiempo que ha explorado versos más cortos, formas más libres, expresiones más directas, con el denominador común de no renunciar en ninguna de las soluciones a la intensidad creativa, a la densidad de la significación ni a la expresión honesta de su oficio».