Ideal

La riada deja dos muertos en Granada

fotogalería

Un particular divisó por la tarde el brazo del segundo fallecido en la zona del Paraje del Pago. / Javier Martín

  • Carreteras cortadas, líneas de teléfono caídas, internet fuera de funcionamiento y sótanos anegados son las consecuencias de un temporal de lluvias que se hizo sentir en toda la provincia

Dos personas perdieron la vida este lunes en la provincia de Granada como consecuencia de la riada que se sufrió con mayor contundencia en los municipios costeros de la Alpujarra.

Por la mañana se localizó el cuerpo sin vida de un hombre de 61 años de edad, vecino de Los Gualchos. Se encontraba trabajando en una zona de recogida de plásticos de invernaderos, en la rambla del Trigo de Polopos. La tromba de agua le sorprendió mientras trataba de refugiarse en el coche. Finalmente fue arrastrado por la riada. Su cuerpo apareció en la playa de Casarones. Su vehículo se hundió dentro del mar y aún no ha sido recuperado.

En declaraciones a Europa Press, el regidor, Arsenio Vázquez Moreno, ha relatado que algunos vecinos vieron con impotencia cómo el hombre intentaba salir del interior del vehículo mientras era arrastrado por el agua. "Ha sido algo tremendo; ha llovido mucho en muy poco tiempo pero nadie se espera algo así", comentó.

ADEMÁS

  • La riada desde el cielo

  • Aviso amarillo por chubascos localmente fuertes en la costa de Granada

  • La lluvia causa una treintena de incidencias durante la noche

Pasadas las 19.30 horas, apareció otro cadáver en una zona de invernaderos de Albuñol, el de un hombre de 50 años de edad que apareció semienterrado en el cauce de una rambla. Se trataba de un individuo de nacionalidad lituana, de cincuenta años.

Además de estos dos fallecidos surgieron problemas importantes generados por la desconexión telefónica sufrida en municipios como Albuñol y Polopos. Estos municipios del litoral también se quedaron sin luz ni agua, lo cual vino a incrementar más el desaguisado que dejó la tormenta.

Siete carreteras estuvieron cerradas desde las diez de la mañana hasta pasadas las 20.30 horas, cuando las máquinas pudieron retirar el barro, las piedras y el resto de escombros acumulados por la riada.

Este martes, ha sido cortada la A-4131 del kilómetro cero al 32 (Contraviesa), y también por desprendimientos la N-323 del kilómetro 169 al 170, en el Pinar, donde se ha limpiado la calzada.

Se circula con precaución en la GR-0055 (del kilómetro cero al uno) y en la N-340 en el kilómetro 373, que durante la noche estuvo cortada aunque ya permanece abierto al tráfico un carril, si bien la circulación es difícil en la zona.

Pese a todo, la situación en la provincia de Granada es de mayor calma que ayer, según el 112.

Los principales efectos de las tormentas de ayer se concentraron en los municipios costeros de la Alpujarra, que recibían el agua desde la parte alta. La Alpujarra media granadina tampoco se salvó de estas inundaciones. Lanjarón y Órgiva vieron sótanos y casas invadidas por el agua. Un rayo destrozó una antena que dejó sin Internet a Órgiva. En Ugíjar, la lluvia estuvo cayendo durante casi toda la noche; lo mismo ocurrió en el municipio en Baza, donde el servicio de emergencias del 112 atendió cinco incidencias por inundaciones. Tampoco se salvaron la capital granadina y el Cinturón metropolitano, donde se registraron una treintena de incidencias a primera hora de la mañana.