La Audiencia absuelve a la exalcaldesa de Torreperogil de los delitos de prevaricación y falsedad

Del mismo modo, ha absuelto al interventor del Ayuntamiento J.S.A. del delito de usurpación de funciones públicas

EUROPA PRESSJAÉN

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Jaén ha absuelto a la exalcaldesa de Torreperogil (Jaén) María Dolores Solas (IU) de los delitos de prevaricación y falsedad documental de los que la acusaba el Ministerio Fiscal. Del mismo modo, ha absuelto al interventor del Ayuntamiento J.S.A. del delito de usurpación de funciones públicas, según expone la Sala en la sentencia.

Así, la Audiencia cree probado que la Dirección General de Administración Local de la consejería de Gobernación de la Junta dejó sin efecto la acumulación de funciones del puesto de trabajo de Intervención del Ayuntamiento de Torreperogil a favor de J.S.A. Notificada dicha resolución en marzo de 2010 a la Alcaldía, por Solas como alcaldesa, no dio de baja al interventor, sin que conste probado que por la Secretaría del Ayuntamiento se informase a la alcaldesa de que tenía que cesarlo.

De hecho, "ni se solicitó ni se acordó la suspensión de la resolución, continuando ejerciendo J.S.A. la función del interventor en el Consistorio, en la creencia de que podía hacerlo hasta que se resolviera el recurso interpuesto en la vía contencioso-administrativa". Con fecha 13 de septiembre del mismo año, Solas "dictó un decreto por el que comunicaba la baja por enfermedad del interventor, al ponérselo así éste de manifiesto, procediéndose a su sustitución con carácter accidental, nombrando a otra persona interventor y cesando a J.S.A. definitivamente días más tarde".

De esta manera, en la vista oral, celebrada el pasado 22 de noviembre, la exprimer edil declaraba que desconocía que tuviera que cesar de inmediato al interventor del Ayuntamiento J.S.A.. No obstante, admitía que "tuvo conocimiento de la dejación de funciones", aunque "no lo cesó porque se planteaba que había puesto un recurso de reposición por el que las actuaciones se paralizaban hasta que el juzgado diera respuesta", según ha aseverado que "le informó el interventor". Sin embargo, tras llegar a sus oídos "informaciones contradictorias", acordó el cese en septiembre.

En concreto, Solas explicaba que su abogado le transmitió que "cómo era posible" que el interventor siguiera ocupando sus funciones en el Consistorio de Torreperogil. Ante ello, la exalcaldesa "se sorprendió" y respondió que "había hecho lo que le había dicho en cuanto a que era posible esperar" al haberse presentado dicho recurso.

En esta misma fecha, Solas dictó presuntamente un decreto por el que se sustituía a J.S.A. por otro interventor, tras comunicar el mismo la baja por enfermedad y "a sabiendas de Solas de que dicha enfermedad no era cierta", según mantiene la Fiscalía. En cuanto a ello, mencionaba que "le comunicó en persona que estaba enfermo" y tras ello "dictó un decreto de sustitución". "Yo no sabía si estaba enfermo, él nos lo dijo y se l comuniqué a la secretaria así como que había que sustituirlo".

Más tarde, se puso en contacto con los servicios jurídicos de la Diputación, adonde J.S.A. ejercía también como interventor. Los mismos le transmitieron a Solas que "debía haber sido cesado en marzo" y que tener una resolución de la Junta "significa cesarlo automáticamente, pues primero se cesa y después se hace el resto, si es que se quiere recurrir la resolución".

"Apariencia de validez"

Por su parte, J.S.A. manifestaba en la vista oral que la resolución de la Junta "no era firme", con lo que había que "analizar si tenía apariencia de validez". No obstante, comentaba que "ha sido cesado cuando se lo ha dicho la autoridad administrativa competente". "Lo que subyace es una resolución casi clandestina de la Diputación", que "desiste de su primitivo deseo" de mantenerlo como interventor. Se trata, ha dicho, de "una estrategia jurídicamente bien pensada".

En esta línea, apuntaba que la mencionada resolución debía "formalizarse" para que el cese fuera "efectivo". "Hasta entonces, el funcionario no se puede marchar, tiene un deber de obediencia". "Siempre he estado a las órdenes de la alcaldesa, le he obedecido y asesorado en todo", si bien "ha hecho lo que ha podido". Finalmente, aludió a que a Solas "le correspondía tomar una decisión con los asesoramientos pertinentes, aunque si le pide opinión, se la va a dar".

La Fiscalía pedía en su escrito de acusación para la exalcaldesa de Torreperogil tres años y medio de prisión y ocho años de inhabilitación para el ejercicio de cargo público por prevaricar así como otros cuatro por el delito de falsedad documental. Del mismo modo, solicitaba por este delito 3.000 euros de multa. En su escrito de calificación inicial solicitaba para el acusado ocho años de inhabilitación especial para el ejercicio de cargo público por el delito de usurpación de funciones públicas.

Fotos

Vídeos