La Junta abre un expediente sancionador a la empresa encargada realizar movimientos de tierra en El Centenillo

Según asegura la Administración, dicha empresa "no cumplió" con lo estipulado en el proyecto, actuando en lugares "no contemplados"

EUROPA PRESSLINARES

La Delegación de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía en Jaén ha abierto un expediente sancionador a la empresa encargada de realizar los movimientos de tierra en la zona de El Centenillo --en el distrito jiennense de Linares-La Carolina-- en el marco del proyecto de impermeabilización de los lodos mineros, ya que, según asegura la Administración, dicha empresa "no cumplió" con lo estipulado en el proyecto, actuando en lugares "no contemplados".

Según han informado a Europa Press fuentes del Gobierno andaluz, agentes de Medio Ambiente se percataron de estos presuntos movimientos irregulares de tierra en una inspección rutinaria de la zona. Tras ello, decidieron iniciar una propuesta de sanción que contempla también la obligatoriedad de restaurar la zona en las mismas características.

Asimismo, según recordaba este lunes el diario 'Ideal', el objetivo de los mencionados trabajos es la protección medioambiental de la zona al evitar la contaminación por sustancias tóxicas, especialmente plomo, tanto del aire como del suelo de la zona.

Así, el proyecto de sellado y restauración se dirigió a la creación de depósitos impermeables donde almacenar los lodos minerales, muchos de ellos con importantes restos contaminantes, para posteriormente sellarlas con diversas capas de arcilla y recuperar estos espacios a través de un manto vegetal.

De este modo Medio Ambiente ha transmitido su denuncia tras comprobar que parte de la tierra necesaria para cubrir los depósitos de lodos de Centenillo I se hizo una excavación ilegal en una parcela cercana que presentaba un importante valor cultural y medio ambiental.

Al parecer, la actuación "ilegal" ha sido denunciada por la asociación provincial de Ecologistas en Acción a través de diferentes escritos a la Consejería de Medio Ambiente, desde donde se insiste en los valores culturales de la zona afectada por las roturaciones y extracciones de terreno realizadas, al ser un espacio con numerosos yacimientos arqueológicos, pero que, con la extracción de casi un metro de tierra y su traslado a otras zonas, han quedado completamente destruidos los estratos arqueológicos en esa parcela.