El nuevo alcalde de Jaén reclama colaboración del resto administraciones

Fernández de Moya enumera los proyectos pendientes, en una sesión más ajetreada de lo habitual

J.M. LIÉBANAJAÉN
Fernández de Moya se dirige a los demás ediles desde el sillón de la Alcaldía :: FRANCIS J. CANO/
Fernández de Moya se dirige a los demás ediles desde el sillón de la Alcaldía :: FRANCIS J. CANO

José Enrique Fernández de Moya (PP), ha subrayado, en el discurso tras su toma de posesión como sexto alcalde de Jaén, que el resto de administraciones públicas (Junta de Andalucía, Gobierno central y Diputación), «deben de practicar desde hoy mismo la lealtad institucional», asegurando que no van a ser «cómplices» del retraso en las inversiones para los proyectos pendientes, entre los que ha citado: la Ciudad Sanitaria, la Ciudad de la Justicia, la techumbre de la Catedral, el encauzamiento de los ríos, la Jefatura de la Policía Local, la apertura del parque de Las Canteras, el arreglo de la ladera de San Ramón, etcétera. Sin olvidar el tranvía, reiterando que la semana próxima remitirá al presidente andaluz una carta para que la Junta colabore en su mantenimiento y conservación.

El nuevo alcalde ha repetido que la ciudad demandaba un cambio y que gobernará con austeridad y transparencia urbanística y presupuestaria, en una situación municipal «crítica en términos económicos», y que buscará «unir y no dividir» a los ciudadanos y ejercer de «alcalde de todos». También puso el acento en la micropolítica y los barrios, en las políticas sociales, en el nuevo PGOU y la declaración de la Catedral como Patrimonio de la Humanidad y, sobre todo, en la generación de empleo, para lo que reclamará inversión pública y trabajará para que lleguen inversiones privadas, con el fin de frenar la emigración de los jóvenes jienenses.

Movimiento ciudadano 15M

Pero la primera idea fue para citar el artículo 1.3 de la Constitución y proclamar que la soberanía reside en el pueblo, en referencia a la treintena de integrantes del movimiento ciudadano 15M, que desde la plaza de Santa María hicieron oír su protesta por el acto (dentro desplegaron una pancarta con el lema 'No nos representan: ni políticos ni banqueros'). Fernández de Moya ha añadido que la Constitución ampara el derecho a protestar, pero que en salón de plenos estaba la «democracia representativa del pueblo», expresada en las urnas, y que eso «no conviene no olvidarlo». A la salida habló con los concentrados y, a través del megáfono que le cedieron, ofreció reunirse con ellos.

Acto seguido, y 'acompañado' por miembros del 15M, se dirigió a la basílica de San Ildefonso para asistir a la misa votiva de los cabildos catedralicio y municipal, que este año se ha retrasado una hora para que el nuevo alcalde pudiera asistir. También lo hicieron miembros del gobierno saliente.

Cierta tensión

La ya exalcaldesa, Carmen Peñalver (PSOE), felicitó al PP y al nuevo alcalde, aceptó el «veredicto de las urnas» insistiendo en que «ha tenido que ver con otros ámbitos» más allá de sus competencias (la crisis y el paro) y agradeció el apoyo recibido en estos «cuatro años, muy duros y de trabajo». Añadió que no era el momento de hablar de lo hecho en la ciudad, «pero el cambio experimentado está ahí», y que deja «una buena cartera de proyectos». Y la portavoz de IU, Isabel Mateos, mencionó el movimiento 15M y habló de una democracia más participativas, en la que los ajustes «no perjudiquen siempre a los de abajo», para lo cual seguirán trabajando en ello.

La intervención de Mateos fue contestada por algunos gritos de «¡fuera, fuera!», que el nuevo alcalde cortó. Durante la toma de posesión de los concejales también se repitieron estos gritos, sobre todo cuando prometieron su cargo Peñalver y Manuel López. La tensión se produjo en la escalera principal del Ayuntamiento, atestada por los partidarios de PP y PSOE, con gritos cruzados de «¡Carmen, Carmen!» y «¡Alcalde, alcalde!», mientras se hacían la 'foto de familia' de la nueva corporación. La Banda Municipal de Música sólo interpretó los himnos de Jaén y España, lo que provocó la indignación de los socialistas, que cantaron a capela el himno de Andalucía.

Más información, mañana en la edición impresa.

Fotos

Vídeos