El frente olivarero se aleja del accionariado de SOS

De los 200 millones contemplados en la ampliación de capital, ya están suscritos cerca de 90

JORGE PASTORJAÉN

El intento de los olivareros andaluces de entrar en el Grupo SOS pierde fuerza. La posibilidad de hacerse con un paquete accionarial representativo se diluye en la medida que a la compañía alimentaria, líder mundial en la comercialización de aceite de oliva, le salen novias. Todas guapas y sobre todo adineradas.

Primero fue Ebro Foods, que la semana pasada anunció su intención de suscribir participaciones por importe de 50 millones de euros -además de la adquisición de la división arrocera- y ayer fue Caja Madrid, que también ha comprometido otros 36 millones de euros. La entidad presidida por Rodrigo Rato también ha decidido capitalizar sus posiciones acreedoras más significativas en SOS, lo que le permitirá canjear deuda por propiedad.

Esto significa que de los 200 millones contemplados en la ampliación de capital, ya están suscritos cerca de 90. Quedarían, por tanto, otros 110, de los que unos 70 acabarán en manos de los propios socios, por lo que restarían unos 40 millones. Ahora está por ver en qué acaban las negociaciones con la multinacional Bunge, a la que SOS siempre ha mirado con buenos ojos; Hojiblanca, que nunca ha escondido sus cartas y cuenta con el apoyo de la Federación Andaluza de Empresas Cooperativas Agrarias; y el fondo de inversión PAI Partners.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos