Los Vilches (Jaén) y todo alrededor, protegido

La Junta protege el palacio y calles y edificios públicos y privados próximos

JOSÉ M. LIÉBANA JAÉN@IDEAL.ESJAÉN.
Fachada principal y soportales del Palacio de los Vilches, que ha sido declarado monumento. :: FRANCIS J. CANO/
Fachada principal y soportales del Palacio de los Vilches, que ha sido declarado monumento. :: FRANCIS J. CANO

Ya puestos. El Consejo de Gobierno andaluz acordó ayer, entre otras cosas, inscribir en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, con la categoría de monumento, el Palacio de los Vilches en Jaén, construido en el siglo XVII aunque del originario sólo queda la fachada y los soportales, y al mismo tiempo establece una zona de protección en torno al edificio que incluye las parcelas, inmuebles y espacios públicos y privados de las plazas Deán Mazas y El Pósito y de las calles San Clemente, Berberiscos, Pescadería, Cronista y Joaquín Tenorio, según figura en el decreto de declaración aprobado.

El palacio en cuestión se edificó sobre los restos de la antigua Plaza del Mercado y ha sido a lo largo de la historia residencia señorial, casa de viajeros, hotel, hostal y, desde 1984, sede de una entidad bancaria (en la actualidad).

La Junta de Andalucía destaca del mismo el valor artístico de su fachada principal, realizada en piedra tallada a modo de cuerpo saliente sobre la calle, con arquería en soportales sobre columnas de orden dórico. Una cornisa separa los soportales del cuerpo principal de la casa, en el que sobresale la presencia de siete grandes rejas del siglo XVIII. Otra moldura marca el comienzo del segundo piso, en el que corre una galería frontal de diecisiete arquitos sobre pilastras, realizados en ladrillo. Corona la fachada un alero, realizado de doble fila de ladrillos formando puntas.

El inmueble, de tres plantas y sótano, está organizado en torno a un patio y presenta tres planos claramente diferenciados: el de servicio, el noble o residencial y el de almacenamiento de productos agrícolas. El patio, que tiene columnas dóricas y jónicas, comunica con la parte noble a través de una escalera que también sobresale por su valor artístico.

En la fachada interior hay un escudo nobiliario de notable belleza y sobre la puerta de entrada hay un lienzo circular con Nuestra Señora de la Capilla, alusivo a la devoción de la familia Vilches a la patrona de la ciudad. Es el único vestigio monumental que queda de la Plaza del Mercado, que hasta los años treinta del siglo pasado abarcaba en un solo espacio las actuales plazas de Deán Mazas y Constitución, hasta que se construyó el edificio de Hacienda, que según la resolución de ayer también queda protegido.

Tarde para el concejal

El concejal de Cultura, José Montané, mostró su satisfacción por la declaración del nuevo monumento, aunque lamentó que «no haya llegado antes y así no se había destruido tanto», ya que apenas quedan partes originales del edificio.

Fotos

Vídeos