Retrasos en una inversión industrial dejan en el aire 350 puestos de trabajo

Nada se sabe de la fábrica de componentes termosolares que se iba construir en La Carolina pese a la concesión de 3 millones en ayudas

JORGE PASTORJAÉN.
Empleados de Solel en una factoría situada en una zona industrial próxima a Jerusalén. ::                             IDEAL/
Empleados de Solel en una factoría situada en una zona industrial próxima a Jerusalén. :: IDEAL

Otra inversión en verdadero peligro. Pasan los días, las semanas, los meses... y poco se sabe de la fábrica que Solel iba a construir en La Carolina y que iba a crear 350 puestos de trabajo. Y es que el tiempo ya corre en contra. Si las instalaciones no están terminadas antes del 15 de diciembre de 2010, la Junta no abonará el incentivo de 1,8 millones aprobado por el Consejo de Gobierno andaluz en su reunión del 5 de mayo de 2009, según han señalado a este periódico fuentes autonómicas. Sólo la solicitud de una prórroga de seis meses -una posibilidad que recoge la orden de subvenciones- permitiría alargar los plazos hasta el 15 de junio. ¿Un año y medio para que haya actividad en una factoría inexistente y que ni tan siquiera dispone de unos terrenos donde erigirse? Ésa es la incertidumbre que ha disparado todas las alarmas en La Carolina, uno de los pocos municipios de la provincia con una actividad industrial destacable y que también está sufriendo los embates de la recesión, con un incremento del paro del 34,1 por ciento en los dos últimos años.

Así que está en el aire una inversión de 8,5 millones de euros, anunciada incluso por el entonces presidente de la Junta, Manuel Chaves. La comunidad había decidido otorgar 3,7 millones de euros a la compañía israelí Solel Solar Systems, adquirida hace un par de meses por Siemens por 280 millones en un intento de la multinacional alemana por liderar el mercado de la energía solar termoeléctrica. De esos 3,7 millones de euros, 1,8 irían destinados a la planta de La Carolina, en la que, según el director general de Solel España, José Luis Morán, se iban a montar tres líneas consistentes en el taladro de tubos centrales, otra para la producción de soportes pivotantes hidráulicos y una tercera para bases de receptores. Estos 1,8 millones suponían la contratación de 40 personas en corto espacio de tiempo -teóricamente para agosto de 2009, apuntan desde el Ayuntamiento-. Pero este apoyo de 1,8 millones de euros no era el único. El Boletín Oficial del Estado del 26 noviembre recogía otro anticipo de 1,2 millones de euros para Solel, aunque en este caso por parte del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

El estado de la cuestión

¿Cómo es la situación a día de hoy? Solel funciona provisionalmente en una nave de 1.000 metros cuadrados propiedad de Santana Motor -socio minoritario-. Allí había 20 empleados, una plantilla que se ha reducido a 12 tras la puesta en marcha de un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) motivado por una disminución de la carga de trabajo, según afirma el alcalde de La Carolina, Francisco Gallarín (PP). El corregidor alude a una entrevista celebrada el 3 de noviembre en la que estuvieron presentes él mismo y el delegado de Solel en La Carolina, Antonio Gonzalo, en la que este último, que no tiene autorización de Siemens para hablar sobre este tema, le habría confirmado «todo está en el aire; yo no apuesto por ello» -palabras textuales de Gonzalo, según el primer edil-. Tampoco hay noticias de la compra de 100.000 metros cuadrados en el polígono Martinón para la ejecución de este macroproyecto, una operación que contaba con el visto bueno de los propietarios de los terrenos y que también requería de una modificación del Plan General de Ordenación Urbana al tratarse de suelo catalogado como 'urbano' y no 'industrial', una recalificación que tan sólo precisaría de un plan de actuación.