Los precios del aceite se desploman el día antes del paro general en el agro jienense

El producto se devalúa hasta los 2 euros y vuelven a saltar las alarmas en el campo

JORGE PASTORJAÉN
La última tractorada se desarrolló en la capital el pasado verano. /IDEAL/
La última tractorada se desarrolló en la capital el pasado verano. /IDEAL

Llueve sobre mojado. La devaluación sin precedentes del aceite de oliva durante la pasada campaña, que se liquidó al ruinoso importe de 1,87 euros por kilogramo, obligó a los oleicultores a 'meter riñones'. Aguantaron. En menos de dos semanas, el 1 de diciembre, comienza un nuevo curso y, lejos de mejorar la situación, se encuentran con la desagradable sorpresa de que, nuevamente, el 'oro líquido' se vende a precio de bronce. ¿Aguantarán?

En efecto, el producto estrella de la dieta mediterránea, que da de comer a 108.000 familias de Jaén, ha vuelto a depreciarse hasta los 2,00 euros (cotizaciones de ayer), por debajo de los 2,20 euros que marcan el límite de la rentabilidad. Y claro, pocas empresas tienen músculo para resistir dos ejercicios consecutivos con pérdidas tan importantes. Así que vuelve a abrirse el debate: ¿estamos ante otro de los vaivenes del mercado o realmente se trata de una nueva realidad? O dicho de otra forma ¿estamos ante algo casual o el futuro de aquí para los restos es que el zumo de las aceitunas valga menos de dos euros?

Un problema gordísimo

De confirmarse la segunda de las hipótesis, Jaén tiene un problema gordísimo, ya que la mayoría de sus explotaciones son completamente inviables por debajo de los 2,20 euros, lo que obligaría a llevar a cabo una profunda (y urgente) reconversión para «no morir de éxito». La ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, ha anunciado esta misma semana en el Congreso de los Diputados que el Gobierno no llevará a cabo ningún plan de reestructuración.

Por este motivo (y por otros muchos) hoy no hay tajo en el campo. Los 110.000 agricultores de la provincia están llamados a la huelga, una jornada de protesta que será el prolegómeno de la gran manifestación que se desarrollará mañana en Madrid, y a la que asistirán unos 10.000 olivareros jienenses (se fletarán un centenar de autocares). ¿Y por qué se presupone que la convocatoria de hoy será un éxito? La primera y principal, porque los promotores son las tres organizaciones agrarias más representativas de la provincia (y de España), Asaja, UPA y COAG, que además cuentan con el apoyo de otras entidades fuertemente imbricadas en el agro como la Federación de Empresas Cooperativas Agrarias de Andalucía (Faeca) o las principales asociaciones de regantes del país. Y segundo, porque el sector agropecuario se haya inmerso en la mayor crisis que se recuerda, con una caída de la renta que supera el 26 por ciento en el último lustro. Son razones de peso que hacen presagiar que asistiremos a una movilización sin precedentes en estos dos días.

Este viernes habrá tractoradas en Pozo Alcón, Torredelcampo, Alcalá la Real, Huelma y Villanueva del Arzobispo. También habrá concentraciones simultáneas en multitud de municipios de Jaén. En Mancha Real, por ejemplo, será a las 11 horas frente al Ayuntamiento. Prácticamente el 100 por cien de las fábricas permanecerán cerradas. Especialmente significativo es el caso de Nuestra Señora del Pilar, de Villacarrillo, la más grande del mundo, que paralizará sus máquinas y toda la actividad administrativa el 20, 21 y 22 de noviembre, en solidaridad con la grave coyuntura que atraviesan los oleicultores.