Herido un niño por un tiro que le alcanzó con 200 perdigones

Los plomazos le dieronen los glúteos durante una cacería con su padre, y se los están sacando uno a uno

J. E. P.JAÉN
Imagen de archivo de un arma de caza. /IDEAL/
Imagen de archivo de un arma de caza. /IDEAL

Un menor de doce años de edad se encuentra ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Materno Infantil de Jaén después de recibir un disparo en el transcurso de una cacería que se desarrollaba en Torredonjimeno. Fuentes sanitarias y de la Guardia Civil indicaron que el suceso se produjo el pasado domingo en un coto, al que el menor había ido junto a su padre cuando recibió un disparo al parecer fortuito. Los investigadores de la Guardia Civil están intentando aclarar todos los extremos, aunque en principio, según confirman las fuentes consultadas en el Instituto Armado, no se baraja otra posibilidad que no sea la de un accidente de caza.

Tras el incidente, el niño fue trasladado a la UCI pediátrica del Materno Infantil, donde permanece ingresado con pronóstico grave, indican fuentes sanitarias. Tiene aproximadamente 200 perdigones incrustados en los dos glúteos, por lo que ha sido sedado para ir extrayéndolos poco a poco y reducir el dolor.

El hecho de que tenga tantos perdigonazos parece indicar que el disparo se produjo a corta distancia, y que lo alcanzó de lleno.

Se está a la espera de ver la evolución de las heridas para pasar al menor a planta.

Otro caso más

Se trata del segundo suceso de características similares que ocurre en la provincia de Jaén en apenas dos semanas, toda vez que el pasado 12 de octubre un niño de ocho años resultó herido después de recibir un disparo en el pie izquierdo durante una cacería en Vilches.

La Guardia Civil precisó entonces que un vecino de esta localidad estaba practicando el deporte de la caza en paraje Molejuelo cuando de manera fortuita se le disparó la escopeta con la mala suerte de herir al menor.