El precio de almacenamiento fijado por la UE deja en la estacada al 73% de las solicitudes

Bruselas dará una ayuda de 1,3 euros por tonelada y día para el jugo de aceitunas virgen y virgen extra, por lo que tan sólo 4.500 toneladas de las 16.669 presentadas por España han sido aceptadas

CARMEN CABRERA| JAÉN
Sólo el 27 por ciento de las solicitudes se han aceptado. /IDEAL/
Sólo el 27 por ciento de las solicitudes se han aceptado. /IDEAL

Sólo el 27,16 por ciento de los olivareros que han solicitado su participación en el almacenamiento privado en la primera licitación abierta del 1 al 6 de julio han sido aceptados. Este bajo índice se debe a que Bruselas hizo pública ayer la ayuda que finalmente ofrecerá para la puesta en marcha de un mecanismo que busca que el precio del aceite recupere un mínimo rentable para el agricultor. Bruselas ha fijado en 1,3 euros por tonelada y día la ayuda para el aceite de oliva virgen y el virgen extra. Por lo tanto, de las 16.669 toneladas solicitadas por el país, sólo 4.500 han sido aceptadas por la UE. De ellas, Jaén había pedido 10.164, Málaga se había quedado en 2.994, Granada en 1.507 y Córdoba en 1.335 toneladas. El total de Andalucía ascendía a 16.150 toneladas.

En España se ofertaron 97 solicitudes de aceite de oliva virgen para acogerse a estas ayudas con un rango de importe que oscilaba entre los 3 y los 1,18 euros por tonelada y día. Había además dos solicitudes de aceite de oliva virgen extra por 105 toneladas, con un rango de importe que estaba entre los 1,81 y los 1,30 euros. En Jaén las solicitudes totales fueron 37.

La decisión de Bruselas corresponde a la primera fase de licitación pública para conceder ayudas al almacenamiento privado de aceite, después de que el comité de gestión de la UE -formado por representantes de los Veintisiete- analizará las distintas cantidades ofertadas por los operadores. La Unión Europea autorizó el almacenamiento privado para un máximo de 110.000 toneladas de aceite virgen y virgen extra durante un periodo de 180 días. El objetivo es retirar del mercado una parte de la producción en un momento en que los precios han caído para poder devolverlo cuando el mercado se haya estabilizado. Las cantidades ofertadas por los productores europeos en esta primera fase ascendieron a 18.200 toneladas, por lo que aún queda un amplio margen para la segunda fase de licitación (el próximo 16 de julio) hasta alcanzar el máximo permitido de 110.000 toneladas.

El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino indica que el precio fijado supone «un incremento sobre los montantes máximos que se establecieron en la última campaña en que se puso en marcha este mecanismo».

Sin embargo, las organizaciones agrarias no han escondido su contrariedad por el corte establecido. Para el secretario general de COAG-Jaén, Rafael Civantos, el precio de referencia es «inaceptable», ya que de esta forma «se desvirtúa la medida». Civantos considera que lo idóneo sería que «Bruselas fijara un precio y que los olivareros se pudieran acoger a él, pero de esta forma la mayoría se queda fuera», apunta. Ahora les queda la opción de acudir a la repesca de una segunda licitación que se abrió el pasado 7 de julio y que se prolongará el 16 del mismo mes.

Por su parte, Asaja Jaén apunta que la cifra responde a «una escasa implicación de la Administración». Por un lado, subraya que «la medida ha llegado demasiado tarde, lo que provoca una menor participación, ya que no hay tanto aceite en las bodegas». En cuanto al precio, Asaja indica que Bruselas ha establecido «el precio máximo muy por debajo de como ha funcionado la oferta».