Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALMERÍA - JAÉN - GRANADA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Deportes

20.05.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Carlos Terrazas llegó a Jaén en noviembre de 2007. Año y medio lleva pues como jienense de adopción y en este tiempo ha recorrido buena parte de la provincia. Viajar es uno de sus hobbies y de sus trabajos. Para ver partidos o ciudades, disfruta por el país libreta en mano o por la provincia 'mochila al hombro'. A la pregunta de una internauta de cómo vendería la provincia a sus amistades, el técnico respondió con un estudio cuasi demográfico y hasta sociológico de Jaén. Metódico en el campo y fuera de él. «Es una provincia peculiar porque tiene muchos pueblos muy importantes alrededor de la capital y una capital que no es muy grande. Tienen además una población muy alta en relación a la de la capital. Jaén es un lugar poblado pero con una capital muy pequeñita y acogedora», apostilló.
En Jaén, este bilbaíno ha caído bien. El refrán de más vale caer en gracia que ser gracioso se le ajusta como un guante. Y muchos jienenses le muestran su afecto en cualquier lugar: por la calle, en una cafetería o allí donde esté el sabio de Lezama con su inconfundible traje de rayas y su cabello peinado en canas. Diplomático también, no le gusta 'pillarse' los dedos hasta temas relativamente triviales. Un ejemplo. Qué le gusta de Jaén. «La visión global de la ciudad».
Viendo su pasión por el fútbol no se imagina en otra profesión. Ni siquiera de músico, y eso que le corre por las venas. Sus padres eran violinistas, pero, si alguna vez vieron en Carlos aptitudes musicales, pronto el balón ganó la partida al violín. No tiene i pod ni mp3. Se define a sí mismo como un hombre más del pasado que del futuro. «Soy un profano en nuevas tecnologías», reconocía, algo asustado, al enfrentarse al chat. Salió airoso. Había que hablar de fútbol y de la vida. Y de eso sabe un rato.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS