El próximo Consejo de Ministros de la UE abordará las ayudas al almacenamiento

La petición de activar el sistema de intervención cuenta también con el apoyo de Grecia e Italia

IDEAL| JAÉN

El Consejo de Ministros de la Unión Europea tratará en su próxima reunión la ayuda para el almacenamiento privado del aceite de oliva solicitada por el Gobierno español. Así anunció ayer por la tarde en Jaén el director de la Agencia para el Aceite de Oliva, Carlos Sánchez Láinz, en declaraciones a los medios de comunicación tras la reunión de los miembros del Grupo de Mercados de la Agencia para el Aceite de Oliva.

Esta petición cuenta con el apoyo de los representantes de Italia y de Grecia «porque están afectados por la misma situación», ya que el aceite de oliva es uno de los pocos productos en el que los precios para el mercado internacional se fijan en España, y la situación de bajos precios está afectando a otros países mediterráneos.

Sánchez Láinz también ha explicado que la campaña de producción de aceite, que prácticamente ha terminado, con datos presentados a 30 de abril, ha sido baja, con un total de 1.023.000 toneladas.

Unos parámetros, que según el presidente de la Agencia del Aceite «para nada justifican la situación de precios en origen», que responden a otros elementos del mercado distintos del juego de la oferta y la demanda, como puede ser los problemas de financiación, el condicionamiento de la crisis, y el sistema de aprovisionamiento de los compradores.

Patrimonio comunal

En el mismo sentido se ha manifestado Leocadio Marín, presidente del Patrimonio Comunal Olivarero (PCO), cuyo Comité Ejecutivo debatió asuntos como la exposición de informes sobre la firma de acuerdos de investigación, la incorporación del PCO a la Fundación Dieta Mediterránea, actuaciones en GEOLIT y el convenio con la Fundación CEAS.

Leocadio Marín no está de acuerdo en que una parte del sector culpe a otra parte de la situación y está convencido en que hay que mirar al consumidor, que es donde está la ganancia.

Asimismo, considera que la situación actual se deriva de la falta de liquidez de almazaras y envasadoras, lo que se puede comprobar en que «los envasadores están comprando exactamente las cantidades que tienen que envasar cada mes».

A resultas

Otro factor importante es la práctica de la compra de aceite «a resultas» (el olivarero se compromete con el comprador a venderle una cantidad de aceite que al final éste le pagará al final de la campaña al precio medio final) que. en opinión de Marín, si no se erradica puede significar «la muerte del sector».

Por último, ha apuntado a la promoción del consumo del aceite como el único camino para el sector, ya que si hace 15 años el consumo mundial era apenas el 2 por ciento del consumo de grasas, ahora estamos en cifras en tono al 3,5 por ciento. «Si hacemos un buen diseño de qué mercados nos interesan y cómo promocionar estaremos en condiciones de afirmar que somos capaces de asumir los crecimientos de producción y podemos llegar a que el consumo sea del 5 por ciento».