Los componentes minoritarios del aceite, grandes fuentes de salud

El profesor José Juan Gaforio habló de los beneficios de estos elementos del virgen extra

ANTONIO ORDÓÑEZ| JAÉN
José Juan Gaforio, profesor de la UJA./IDEAL/
José Juan Gaforio, profesor de la UJA./IDEAL

Bajo el título de 'Aceite y Salud', José Juan Gaforio, -profesor de la Universidad de Jaén y responsable del equipo de investigación que centra sus esfuerzos en descifrar los beneficios del oro líquido- ofreció ayer una conferencia en el salón de actos de la Real Sociedad Económica de Amigos del País que ocupó gran parte de las materias que desarrolla en su trabajo sobre este alimento.

Como el auditorio al que se enfrentaba el experto era más que heterogéneo, no profundizó en temas excesivamente científicos y centro especial atención a hablar de cómo se extrae el aceite y su composición real, ya que como señala el experto, aunque parezca simple, realmente «hay todavía un gran desconocimiento sobre los componentes de este alimento y sus beneficios para la salud». Y es que en opinión del investigador, la mayoría de la gente sabe que una de las bases del aceite de oliva virgen extra es el ácido oléico, pero no es el único, «el aceite de oliva tiene bastantes más cantidad de grasas...; además se estima que el dos por ciento del virgen extra son componentes minoritarios, en torno a 230 compuestos químicos diferentes y aunque algunas de sus funciones se conocen ya como beneficiosas parea la salud, son también prometedoras otros datos que se tienen encima de la mesa actualmente», puntualizó.

Gaforio detalló como hasta el momento se conoce el efecto beneficioso de la alimentación habitual y moderada de aceite de oliva virgen extra para prevenir enfermedades cardiovasculares; para prevenir desarrollos de algunos cáncer; su efecto positivo para el metabolismo de la glucosa (para las personas con facilidad para ser diabéticos). Pero esa gran variedad de componentes también está comenzando a vislumbrar «sus efectos antienvejecimiento y antioxidantes tan potentes, y la misión tan interesante que pueden cumplir cuando hablamos de un consumo moderado para prevenir la oxidación corporal», matizó.

Alrededor de seis años lleva estudiando el equipo de Gaforio estos efectos beneficiosos. Siempre tratando el aceite de oliva virgen extra como un producto dentro de la alimentación, no como la aplicación a un posible fármaco. Durante este tiempo han analizado como esos componentes minoritarios actúan de forma aislada en las células tumorales y normales.