Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALMERÍA - JAÉN - GRANADA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Jaen

JAÉN

Más allá del doble sentido en Avenida de Madrid y de la reducción en Paseo de la Estación, el Ayuntamiento apuesta por dar más espacio al transporte público en detrimento del coche

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Para bien o para mal, habrá un antes y un después del tranvía, en muchos aspectos de Jaén. En el tráfico, si en 2003 la creación del circuito de direcciones únicas en torno al Paseo de la Estación (ascendente) y la Avenida de Madrid (descendente) fue presentada como «la mayor modificación en la historia de la ciudad», su desmantelamiento no le irá a la zaga. No sólo afectará a las avenidas por donde pasará, sino que reordenará las calles adyacentes y los dos principales accesos a la capital, aparte de modificar todas las líneas de autobús.
Prueba de su capacidad de transformación e influencia es que tanto el gobierno municipal (PSOE e IU) como la oposición (PP) han situado este proyecto en lo alto de sus respectivas agendas políticas, cuando aún no han empezado las obras, previstas para finales de este mes. Todo indica que será el tema estrella en los dos años largos que quedan de mandato municipal y en la campaña electoral de 2011.
Toda al carne en el asador
De hecho, el PP ha puesto toda su maquinaria a circular en la misma dirección, tanto la del grupo municipal como la del partido, con su presidente provincial y probable candidato a la alcaldía, José Enrique Fernández de Moya, a la cabeza, y ha llegado a reclamar una consulta popular para que los jienenses decidan si quieren el tranvía.
Y la alcaldesa de la ciudad, Carmen Peñalver (PSOE), ya contestó que la verdadera consulta se produjo cuando los jienenses votaron en las elecciones municipales de 2007, puesto que dicho medio de transporte figuraba en el programa electoral y tuvo gran protagonismo en la campaña con la exposición de un tranvía en el Bulevar.
Transformador
En lo que coinciden ambos es en la revolución que comporta el proyecto. Para el PP, el tranvía «trasciende el ámbito político», convencidos de que influirá «en toda la ciudad y afectará a todos los vecinos», para mal. Mientras, el Ayuntamiento, la Consejería de Obras Públicas y el PSOE defienden que es un medio de comunicación moderno, ecológico, cómodo, ágil y confortable. E Izquierda Unida, que no llevaba en su programa electoral, lo apoya porque fomentará el transporte público en detrimento del privado, aunque reclama más líneas y la mejora del resto de medios de transporte para que lleguen allí donde no llegará el tranvía.
El PP en cambio dice que perjudicará a los comerciantes, al medio ambiente (tala de árboles) y sobre todo al tráfico, en referencia al vehículo privado. Sobre todo en el Paseo de la Estación, que reducirá de cuatro a uno los carriles ascendentes, ya que el otro carril para la circulación será descendente. Estos dos carriles serán rebasables cuando no circule un tranvía cerca, pero sólo en casos excepcionales. Aparte de que se suprimirán 215 plazas de aparcamiento en superficie en el Paseo de la Estación y García Triviño, según la estimación que ha hecho.
En cambio, para el gobierno municipal, lo que hay en marcha no es sólo un tranvía sino un cambio cultural, un nuevo modelo de movilidad en la ciudad, que no pasa por darle más espacio al coche sino por dárselo al transporte público. Al menos en el centro. Junto a una red de distribuidores y rondas de 14 kilómetros en total, que por un lado facilitará la movilidad de los jienenses y por otro evitará que entren en la ciudad vehículos que tienen otros destinos.
Los cambios
De ahí que la alcaldesa considere al tranvía como una «buena oportunidad» para reorganizar el tráfico y que éste sea «más acorde a la fisonomía de la ciudad», aparte de suprimir los «cuellos de botella» creados por «decisiones erróneas» anteriores. Y los cambios serán de un extremo a otro del trazado del tranvía, desde la plaza de la Constitución hasta el polígono industrial de Los Olivares.
Para el presidente de la Asociación Gremial del Taxi, Manuel Rueda, lo peor estará en el Paseo de la Estación. «Si ahora faltan carriles, cuando se deje uno sólo para subir será el caos y no quiero pensar en las colas. El centro de Jaén está pidiendo a voces que se cierre y sólo sea para los residentes y el transporte público, como en Granada. No vamos a caber todos». En cambio ve bien la inversión de Correa Weglison, la rotonda de Donantes -»hace años que tenía que estar hecha»- y las mejoras en Jaén por la Paz. No así que Virgen de la Cabeza vuelva a tener doble sentido o las continuas rotondas en la Avenida de Madrid, que ralentizarán la entrada o salida de la ciudad.
Para Juan José Megías, de la Asociación de Repartidores, Industriales y Transportistas (Reintra), lo mejor de los cambios será el doble sentido que volverán a tener las avenidas, pues para los repartidores lo menos peligroso es descargar por el lado derecho. Y la preocupación son las obras y que con la reducción de las zonas para aparcar se ocupen las zonas de carga y descarga, aunque al respecto la Concejalía de Tráfico les ha garantizado, en una reunión reciente, que vigilarán que se respeten. «En general, los cambios nos parecen bien, pero sobre todo que mejoren los accesos a la ciudad y los nuevos distribuidores», apunta.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Videos de Jaén
más videos [+]
Jaén
Vocento
SarenetRSS