Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALMERÍA - JAÉN - GRANADA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Sociedad

13.03.09 - 18:48 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
La Unidad de Genética, Reproducción y Medicina Fetal de Hospitales Universitarios Virgen del Rocío (Sevilla) ha logrado trasplantar con éxito sangre de cordón umbilical del primer bebé libre de una enfermedad genética hereditaria y compatible al cien por cien con su hermano.
Según ha informado el centro hospitalario en una nota, Javier nació el pasado mes de octubre con la esperanza de poder dar a su hermano Andrés, que ayer cumplió 7 años y afectado de beta-Talasmia mayor -una anemia congénita severa-, una oportunidad para seguir con vida gracias a la realización del trasplante de progenitores hematopoyéticos.
El proceso que ha permitido "la certeza razonable" de que el niño ya está "curado de por vida", según los responsables médicos, comenzó en enero, cuando Andrés fue sometido a una intensa quimioterapia durante una semana para vaciar su médula ósea del tejido afectado por la anemia severa congénita que sufría. Posteriormente, y tras comprobar que no quedaban elementos patógenos, el 23 de enero se le trasplantó sangre del cordón umbilical de su hermano mediante un proceso convencional.
Durante tres semanas se comprobó que el paciente, internado en una unidad de ambiente protegido para evitar cualquier contagio, no rechazaba el material trasplantado y generaba su nuevo material sanguíneo, libre ya de la enfermedad. Andrés fue dado de alta el pasado 18 de febrero y, tras superar unos meses de medicación, será un niño sano, que no deberá someterse a los centenares de transfusiones sanguíneas a los que estaba condenado antes del trasplante.
«Yo no he hecho nada malo»
Sus padres han expresado su satisfacción por la intervención, que les ha "cambiado la vida" y han rehuido cualquier polémica sobre los condicionantes éticos de este proceso. "Respeto a todos y pido a todos que me respeten. Yo no he hecho nada malo; todo lo que he hecho es salvar la vida a mi hijo", ha señalado la madre en referencia a la posición contraria a esta práctica que manifestó la Conferencia Episcopal cuando se conoció el nacimiento de Javier para salvar a su hermano.
El matrimonio, natural de Cádiz, optó por el Diagnóstico Genético Preimplantatorio, una técnica que ofrece el sistema sanitario público andaluz y que les permitió tener un nuevo hijo libre de la enfermedad hereditaria y absolutamente compatible con su hermano, puesto que tiene idéntico perfil de histocompatibilidad (HLA), con lo que ha sido el donante idóneo para posibilitar su curación mediante trasplante de cordón.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS