Revuelta en las aulas

Padres y profesores se enfrentan con incertidumbre al adelanto del curso y a la posibilidad de que vuelvan las clases por la tarde

MÓNICA LOPERA| JAÉN
Alumnos atienden a una profesora en un aula, en una imagen de archivo. /IDEAL/
Alumnos atienden a una profesora en un aula, en una imagen de archivo. /IDEAL

La polémica está servida. A pesar de que la Consejería de Educación asegure que uno de sus principales objetivos es mejorar la calidad de la enseñanza en Andalucía y contribuir a la mejora de los resultados académicos de los alumnos, lo cierto es que no consigue impulsar una iniciativa sin que le lluevan las críticas. Hasta ahora, en la mayoría de las veces, eran quejas de sindicatos de profesores que no tenían representación en la mesa sectorial de Educación. Pero ahora el malestar es generalizado entre los docentes y también entre algunos padres, aunque no es menos cierto que otros están encantados con la última idea del departamento que dirige Teresa Jiménez.

Una idea que parte de un borrador de decreto por el que la Consejería propone que el curso se adelante y comience el 7 de septiembre y no el 15 como ocurría hasta ahora. Y no sólo eso, también incluye un apartado en el que propone que los consejos escolares de cada centro decidan si sigue la jornada continua como hasta ahora o bien se vuelve a las clases por la mañana y por la tarde. Además, señala la necesidad de que se haga un referéndum entre los padres para saber qué opinan al respecto.

Cambios estos que, ante todo, afectan a la normalidad del calendario y del horario escolar y que pueden llegar a suponer un trastorno tanto para el alumno como para su progenitores, que de por sí ya se ven obligados muchas veces a hacer encaje de bolillos para cuadrar sus horarios de trabajo con los de las clases de sus hijos.

Por primera vez todos los sindicatos de profesores se han opuesto a una medida de la Consejería de Educación, pues consideran que el adelanto del curso no vendría a mejorar la calidad ni el rendimiento escolar, una opinión que en general no comparten las asociaciones de padres, que se muestran encantadas de que los niños vuelvan antes al 'cole'.

Mención aparte merece el apartado de la jornada partida o contigua, donde las opiniones diversas se suceden y donde parece no existir una postura clara de ningún colectivo. Los docentes no se oponen a que se decida en el Consejo Escolar, pero algunos, como UGT, sí creen que es excesivo que se haga un referéndum entre los padres, una opinión que, lógicamente, ha hecho que muchos padres se lleven las manos a la cabeza.

Es lo que asegura el presidente de la Federación de Asociaciones de Padres de Jaén FAPA 'Los Olivos', Juan de la Cruz, que indica que «parece mentira que en los tiempos que vivimos todavía haya algún sector que quiera acallar la voz de los padres, cuando estamos hartos de escuchar que somos parte activa de la educación de nuestros hijos, desde luego no es muy democrática la postura».

Circunstancias

Y es que desde este colectivo se está de acuerdo con las dos propuestas. Por una parte creen que el adelanto del curso puede ser beneficioso para los niños, «pues tendrán más tiempo para cursar todo el temario» y en cuanto a la opción de jornada partida consideran una magnífica opción que se haga un referéndum entre los padres, «pues las circunstancias pueden ser distintas en cada familia y en cada centro y es bueno tener una idea general de lo que los padres preferimos», asegura de la Cruz.

Tampoco creen que sea una mala idea adelantar el curso algunos presidentes de asociaciones de padres de la capital. En el caso de José Manuel Ruiz, presidente del AMPA del colegio Martín Noguera, asegura que no ve mal que las clases empiecen antes, «siempre y cuando se cumpla normativa y los niños puedan cursar todos sus días lectivos».

En cuanto a que vuelva la jornada partida, Ruiz no se opone, pero sí cree fundamental que los padres sean preguntados al respecto «y un referéndum es una buena herramienta», asegura. En este sentido, el presidente del AMPA del Martín Noguera recuerda que cuando ocurrió el proceso contrario, es decir, cuando se votó para implantar la jornada continua, él fue uno de los primeros que se oponía, pero reconoce que eran otros tiempos y que «ahora las situaciones familiares son distintas y a muchos padres les supondría un problema el tener que llevar y recoger dos veces a los niños del colegio». En cualquier caso, apunta, «académicamente, quizás sería más conveniente que tuvieran jornada partida».

Pero para gustos, los colores. La presidenta del AMPA del colegio Peñamefécit, Encarni Urbán, se muestra en contra tanto de una cosa como de otra. «Que el curso empiece antes me parece mal porque hay padres que cogen las vacaciones en septiembre y como está ahora creo que está bien», asegura. En cuanto a la vuelta de las clases por la tarde, no apoya la idea, pues la considera «volver atrás, hay que dejar a los niños que tengan su tiempo para disfrutar o para hacer alguna actividad extraescolar por la tarde».