El mercado 'castiga' el paro en el olivar bajando el precio del aceite

La convocatoria de COAG logra amplio respaldo y la organización ya anuncia más protestas, entre ellas una manifestación en Jaén

JORGE PASTOR| JAÉN
Olivareros piden dimisiones en el Gobierno y la Junta de Andalucía. /A. R./
Olivareros piden dimisiones en el Gobierno y la Junta de Andalucía. /A. R.

El olivar de Jaén dio ayer su primer puñetazo encima de la mesa. O las administraciones actúan para garantizar la subsistencia del cultivo, con un marcado carácter social, o se avecina un período de intensa conflictividad. Vender el kilo de aceite por debajo de 2 euros significa la ruina para la mayoría de las explotaciones oleícolas de Jaén. Así de sencillo y así de complejo. Los anhelos de los productores chocan frontalmente con una cosa llamada 'mercado', el sistema que regula los precios en función de la oferta y la demanda y que ayer mismo, coincidiendo con el paro de COAG, propinó un nuevo revés: las cotizaciones en origen cayeron por debajo de 2 euros, rompiendo la tendencia ascendente de las últimas semanas.

Así que tocaba dejar la vara y coger la pancarta. ¿Cuánta gente secundó la convocatoria? Si normalmente resulta complicado proporcionar datos exactos de seguimiento, en este caso la dificultad es doble. No hemos de olvidar que estamos hablando de una provincia con 108.000 plantaciones censadas y 330 molturadoras. Sirva como referencia el sondeo realizado por este periódico en diez fábricas de diferentes comarcas. De esas diez, dos aseguraron que sí habían cesado la actividad; otras dos afirmaron que no; y en seis casos no hubo respuesta porque nadie descolgó el teléfono, lo que debe interpretarse como un 'sí' tácito ya que es muy poco probable que a la hora en que se realizó la encuesta, justo al mediodía, no haya nadie en un día de faena. También conviene tener muy en cuenta el factor lluvia. Los chubascos de los últimos días persistieron durante el jueves en muchos municipios, una circunstancia que implica, automáticamente, que los tajos se paralicen. COAG sí que dio un porcentaje exacto, el 90 por ciento.

El secretario general de COAG-Jaén, Rafael Civantos, indicó que, con independencia de que hubiera precipitaciones, «el respaldo ha sido total porque existe máxima sensibilidad por parte de toda la sociedad». Así, significó el hecho de que se congregaran 5.000 almas en el acto central de Úbeda (véase información adjunta), a lo que hay que unir otras movilizaciones. En Arjona unas 300 personas se concentraron enfrente de sus tres cooperativas, mientras que en Porcuna se hizo lectura de un manifiesto, acompañado de un cierre generalizado de comercios entre las 12,00 y las 13,00 horas.

Responsabilidades

Respecto a la falta de apoyo del resto de organizaciones agrarias (UPA, Asaja y UDOE) y de la Confederación de Empresarios de Jaén, Rafael Civantos aseveró que «cada uno tiene que ser consciente de sus responsabilidades», y agregó que «la COAG va a luchar para que el sector no muera por la forma de actuar de los grandes grupos, que controlan el 80 por ciento de las operaciones y que ejercen su posición de dominio remunerando a los oleicultores por debajo de rentabilidad». De hecho, anunció la celebración de una manifestación en la capital el próximo 19 de febrero.

Por todo ello Civantos pidió la actualización y activación inmediata del mecanismo de almacenamiento privado que permitiría resolver los problemas de liquidez de las almazaras, evitando así tener que vender a los valores que imponen las industrias. También solicitó una protección especial para el olivar tradicional, el desarrollo de estrategias para la concentración de los agricultores y la modificación de la normativa comunitaria sobre mezclas.

El consejero de Agricultura, Martín Soler, lamentó la falta de oportunidad del paro de COAG, y señaló que «hay que aprovechar esta situación para unirse y ser más fuerte».