El ex alcalde se marcha tras perder el congreso del PP y negociar su salida

El presidente provincial anuncia que García Anguita será el portavoz

JOSÉ M. LIÉBANA| JAÉN
ANUNCIO. Sánchez de Alcázar, con Fernández de Moya y concejales, ayer en la sede del PP. /FRANCIS/
ANUNCIO. Sánchez de Alcázar, con Fernández de Moya y concejales, ayer en la sede del PP. /FRANCIS

«Lo fundamental es que yo no voy a ser de nuevo el candidato (a la alcaldía)», contestó Miguel Sánchez de Alcázar cuando ayer le preguntaron si ahora era el momento idóneo para anunciar su renuncia al acta de concejal, más de año y medio después de que el PP perdiera la alcaldía de la capital y diez meses después de que fuera elegido senador. La razón habría que buscarla en el X Congreso Provincial, celebrado hace mes y medio, que reeligió al actual presidente, y su principal antagonista en los últimos años, José Enrique Fernández de Moya, por aplastante mayoría, también en la capital.

Desde entonces se buscaba, con la dirección regional del partido, una salida airosa de la escena local a quien fuera alcalde durante ocho años, que fue acordada en las conversaciones mantenidas esta Navidad, a las que Fernández de Moya aludió pero sin que ninguno quisiera concretar su contenido.

En ese contexto se inscribe la comparecencia conjunta de ambos, poco habitual en los últimos años, y el que Fernández de Moya cediera casi todo el protagonismo a un Sánchez de Alcázar emocionado cuando comunicó su renuncia, que circunscribió en todo momento a una «decisión personal» que pone final a un ciclo de diez años. «No es conveniente aferrarse al cargo», dijo antes de repetir que estaba a disposición del PP -«mi partido», subrayó- y de ofrecer su apoyo para reconquistar la alcaldía, convencido de que es «factible» lograrlo porque su formación fue la más votada en 2007 y por los errores del actual gobierno (PSOE e IU). «Es lo más conveniente para mí y para el partido», concluyó tras negar haber recibido presiones de la dirección regional o provincial.

Es más, ayer puso el acento en lo mucho que le une a Fernández de Moya y redujo las divergencias a las propias de un partido «no clónico» y a un momento congresual, abogando por la generosidad y la tolerancia internas, en pos de una unidad que es «premisa para la victoria electoral».

Y agradeció a la familia, al partido, a los jienenses y a los concejales del PP el apoyo para transformar la ciudad, haciendo un balance «relativamente satisfecho» de su gestión, pues le habría gustado hacer aún más cosas. Lo que aprovechó para criticar a PSOE e IU por ir «a ritmo de tortuga», al igual que hizo Fernández de Moya, quien -«como presidente del partido», dijo- agradeció «a la persona de Sánchez de Alcázar el esfuerzo y trabajo» hechos y su «gran desvelo» por transformar la ciudad.

De paso, anunció que el secretario general del PP, Miguel Ángel García Anguita, será el nuevo portavoz municipal y que el viernes decidirán la reestructuración del grupo. El ex edil de Urbanismo, Manuel Peragón, volverá a la corporación una vez que Sánchez de Alcázar haga efectiva su renuncia en el pleno municipal de este mes.

Reacciones

El portavoz municipal del PSOE, Manuel López, expresó el «respeto institucional» a su marcha, pero lamentó su «mala gestión» como alcalde, causa de la «situación económica crítica» que tiene el Ayuntamiento, de la que responsabilizó también al PP y a su presidente. «Creía que iban a dimitir los dos. Afortunadamente, el futuro de Jaén ya no está en sus manos», dijo. El portavoz de IU, José Luis Cano, mostró su «máximo respeto» por la decisión y no quiso entrar a valorarla, pues entiende que corresponde al ámbito personal y a las dinámicas propias de los partidos, y deseó «la mejor de las suertes» en su nueva labor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos