Una segunda línea de tranvía unirá la capital con su área metropolitana

El PP no se opone pero dice que no es prioritario con la crisis, que es «un capricho» y que al final costará más de lo previsto

JOSÉ M. LIÉBANA
Tranvía exhibido por la entonces candidata socialista y actual alcaldesa (a la derecha) durante la campaña electoral de 2007. /IDEAL/
Tranvía exhibido por la entonces candidata socialista y actual alcaldesa (a la derecha) durante la campaña electoral de 2007. /IDEAL

El tranvía emergió ayer como el caballo de batalla que puede marcar todo este mandato municipal. Unos y otros lo saben y por eso aprovecharon una simple dación de cuentas en el pleno extraordinario para ensayar el que puede ser el gran debate de los próximos años, por encima incluso de las 13.000 viviendas proyectadas en las dos áreas de reserva y la tercera fase del Bulevar, cuyo apogeo constructor será más bien después. El PP no dudó por ello en calificarlo de «proyecto estrella» del equipo de gobierno (PSOE e IU), a la vez que lo tachaba de «capricho» y lo rebajaba, con mofa, a la categoría de «trenecillo», aunque sin oponerse del todo pues no puede criticar una inversión de la Junta de Jaén después de tanto reclamar que invirtiera, aunque lamentando la falta de concreción. De ahí que su viceportavoz, Miguel Segovia, criticara su necesidad ahora, con la crisis. De hecho, exhibieron carteles alusivos: '72 millones para el tranvía y el Felipe Arche cerrado, miles de familias jienenses pasan apuros, la ciudad más sucia de España, 900.000 euros para la Ley de la Dependencia, inmigrantes durmiendo en la calle, hospitales tercermundistas...' Manuel López, portavoz socialista, le pidió al PP que se ponga de acuerdo, pues «lo que le parece bien para el resto de capitales no le parece bien para Jaén», y aseguraba que también se hará la Ciudad Sanitaria (en un mes o dos se cederá a la Junta el suelo), el centro de salud del Bulevar, las instalaciones deportivas.... El portavoz de IU, José Luis Cano, coincidió en que no son proyectos excluyentes y que, si bien no figuraba en su programa electoral, la idea es mejorar la movilidad y el tráfico y no dejar escapar una inversión importante de la Junta, por lo que pidió al PP que fuera constructivo y que criticara mejor los «inconvenientes» del tranvía, cuya compleja implantación no ocultó pero sin dejar de reconocer que se trata de un proyecto con recorrido, pues se hará una segunda línea que una Jaén, a través del Gran Eje y la Carretera de Córdoba, con Torredelcampo, Jamilena, Torredonjimeno y Martos, y de otro lado, con Mancha Real, las Infantas y Mengíbar. López, a su vez, dijo que «habrá un antes y un después», que el tranvía «cambiará nuestra mentalidad respecto al transporte» y que a pesar de ser una ciudad mediana está colapsada por la poca tradición de transporte público, debido a que el PP no apostó por él. De ahí que ensalzará el convenio con la Junta, «bastante ventajoso para Jaén», y que incluye la construcción del nuevo cuartel de la Policía Local y varias subsedes. La alcaldesa, Carmen Peñalver, añadió que era motivo doble de alegría, porque el tranvía fomentará el transporte público y aliviará el tráfico y porque la Policía «vuelve a estar cerca de los ciudadanos y en unas condiciones dignas». Y se aprobó el área de reserva junto a las vías del tren, donde se harán 5.500 viviendas. El PP la apoyó y se originó un debate sobre Keynes y la crisis del capitalismo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos