Dani agarra El Olivo

El criticado guardameta se convierte en héroe del Real Jaén con dos penaltis parados y varias intervenciones 'milagrosas' ante un Sevilla desangelado

TROFEO. Castellanos sostiene el Olivo./
TROFEO. Castellanos sostiene el Olivo.

CASI nadie se quejó del frío. Pocos indicadores hay mejores para saber cómo fue el partido. Faltaba mucho astro y en el césped abundaba la estrella mediana, a medio gas y con poco brillo. Pero era un Real Jaén-Sevilla, tuvo goles, emoción final y jugadas entretenidas. El dinero del nuevo videomarcador incluso parecía una gran inversión: lucía elegante, colorido, con los dos escudos imponentes. Uno lo miraba y sonreía. Poco se vio a aquellos de los que más se esperaba, como el internacional español Capel -Navas ni jugó-, recién salido de lesión y tal vez pensando que puestos a jugar un amistoso, mejor hoy de rojo. Dejó, como todo su equipo, destellos; algún arranque en el que cierto jugador jienense quiso llevarse su camiseta de recuerdo. Hubo 'ronditos', temerarios algunos en defensa acostumbrados al voleón de la Segunda B y unos pocos eslalon. El Real Jaén en bloque no se amilanó. Solabarrieta, Geni o Arriaga, jugadores éstos que han paseado por Primera, no desentonaron en absoluto. Quien tuvo retuvo, y en ilusión goleaban a sus rivales. Y entre todos sobresalió un heroico Dani. Dudó en el gol, pero voló en los penaltis, con las alas que le dieron las palomitas del partido. Los goles El primero en recoger frutos de El Olivo fue el Real Jaén al cuarto de hora. Galdós fusiló a Varas, que poco pudo hacer. Le dejaron recibir solo, avanzar, armar el gatillo, sacarle brillo, mirar con prismáticos y esbozar media sonrisa para, al acercarse a la media luna del área, disparar bombeado acercando la luna a Jaén. Entonces se le hizo de noche a los blancos, y llegó el empate de Konko. El conjunto blanco sacó su peor versión defensiva y el resultado fue un gol fantasma que lo pareció y el colegiado dio sin dudar. Confío en su sexto sentido. La segunda parte trajo un carrusel de cambios y un puñado de ocasiones, con Dani como estrella. En los penaltis detuvo dos y Calderón, Arriaga, el canterano Ramón y Moyano hicieron realidad un regalo para la grada en un año en que el Trofeo ha sido casi navideño.

Fotos

Vídeos