Ismael Serrano llena de lírica y compromiso social el teatro Cervantes de Linares

El cantautor vallecano deleitó a sus seguidores con el concierto de la gira 'Sueños de un hombre despierto'

R. I.
ENTREGADO. Ismael Serrano durante su concierto de ayer en el Cervantes de Linares. /ENRIQUE/
ENTREGADO. Ismael Serrano durante su concierto de ayer en el Cervantes de Linares. /ENRIQUE

Canciones de amor, de justicia e injusticia, con melodías que recogen influencias desde la más clásica tradición de los cantautores hasta el blues y el jazz, letras trabajadas hasta el extremo, llenas de lirismo y compromiso social. Con su sello de siempre. El que lo avala tras doce años de carrera en primer nivel de la música española. Al margen de modas y siempre actual. Así se presentó ayer Ismael Serrano en el teatro Cervantes de Linares, donde llenó dentro de la programación del Festival de Música y Artes Escénicas en uno de los conciertos de la gira de su último trabajo discográfico, 'Sueños de un hombre despierto', que ha vuelto a concitar el interés de sus incondicionales y de nuevos aficionados que capta con cada canción.

Intimidad

Ismael Serrano se encuentra cómodo en conciertos de teatro. Durante muchos años, hasta su éxito en 1996, clubes y bares fueron sus lugares de trabajo habitual. Esa capacidad para conectar en las distancias cortas, hasta lograr una intimidad casi espontánea con el espectador, la sigue manteniendo intacta, pese a que lo largo de su carrera ha tocado ante multitudes (con Silvio Rodríguez enloqueció a más de 100.000 chilenos en el Estadio Nacional de Santiago hace ya más de una década).

Los años en la carretera también han ido enriqueciendo el 'sonido Ismael Serrano' sin hacerle perder un ápice de su toque personal. Es un hombre con una guitarra y un mensaje, pero también es un músico de jazz, blues, bossanova, de ritmos más latinos, de inspiraciones orientales.

Y siempre un mensaje. Ismael Serrano no ha dudado en poner su vocación al servicio de causas que ha entendido justas. Es ahí donde está en cantautor de siempre.