El proyecto de la ronda noroeste dará sus primeros pasos en 2008

El Ayuntamiento continuará con su Plan de Infraestructuras construyendo un vial que una el cinturón sur con la carretera de Baños, rodeando Cantarranas

PABLO GARCÍA CAÑO

Rodear Linares. El Plan de Infraestructuras Viarias del Ayuntamiento marca claramente las coordenadas a seguir a lo largo de los años para tratar de descongestionar el tráfico en el casco urbano, mediante la construcción de viales que lo circunden. Tras la inauguración, en menos de un año, de los dos tramos del cinturón sur y de la ronda norte, la próxima actuación que se divisa en el horizonte es la que ya se denomina como ronda noroeste. Se trata de un vial que saldría desde la cabria que corona el acceso a Linares desde Los Jarales y llegaría hasta la carretera de Baños, rodeando para ello el parque de Cantarranas (cuya apertura al público es cuestión de días), cruzando el camino de La Tortilla y pasando por detrás de barriadas como El Cerro o San Antonio.

En el año que está a punto de comenzar se realizarán los primeros trabajos destinados a construir esta infraestructura. Por lo pronto, los presupuestos municipales para 2008, aprobados en pleno el pasado jueves, ya cuentan con asignaciones específicas para este proyecto. Dentro del capítulo de inversiones aparecen en concreto dos apartados referidos a esta obra: 400.000 euros para la adquisición de terrenos y otro millón de euros más con la descripción genérica 'ronda noroeste'.

Obras cuanto antes

La intención del equipo de Gobierno, como señala el concejal de Ordenación Territorial, Joaquín Gómez Mena, es tener los proyectos terminados o lo suficientemente avanzados como para comenzar las obras durante 2008. En breve comenzarán los primeros estudios sobre el terreno para diseñar la mejor opción de vial posible. Uno de los principales escollos burocráticos con los que se encontrará el proyecto antes de que entren las máquinas será la adquisición de los terrenos por parte del Ayuntamiento, ya que son de titularidad privada y habrá que llegar a acuerdos con los propietarios.

La ronda noroeste, al igual que ocurrió con el cinturón sur, será una obra totalmente municipal. No obstante, la Consejería de Obras Públicas será la encargada de adecuar el camino de San Miguel, parte de lo que será la ronda oeste en su totalidad, que unirá Los Jarales con el Geriátrico rodeando Cantarranas, El Cerro, Arrayanes, los caminos de San Luis y San Miguel, Santana y las Américas. El delegado de Obras Públicas, Rafael Valdivielso, manifestó en su última visita a Linares, hace unos días, que el estudio informativo «está lanzado de cara a ver las distintas posibilidades que hay sobre el papel». En palabras del delegado, se trata de una obra de largo plazo, para hacerla «con tranquilidad, con perspectiva, de mano del Ayuntamiento».

El caso es que Juan Fernández viene repitiendo insistentemente en los últimos días una profecía que parece ser que acabará cumpliéndose, al menos en materia de viales. «A Linares no la va a conocer ni la madre que la parió», dice.