Tierras casi desérticas tras la 'resaca real'

Tímida apertura al público de 'Tierras del Olivo' con unas decenas de visitantes, en su mayoría jubilados y profesionales del sector

IRENE TÉLLEZ
VARIEDAD. La mayoría de las visitas es gente mayor o profesionales del sector./
VARIEDAD. La mayoría de las visitas es gente mayor o profesionales del sector.

DESPUÉS de la tempestad viene la calma, y así se mostraba ayer el edificio Activa Jaén del Recinto de Ferias y Congresos de la capital jienense que alberga la exposición 'Tierras del Olivo'. Aún con los síntomas propios de una 'resaca real' se veían a varios operarios desmontando la alfombra roja, las pasarelas y las carpas que el lunes dieron cobijo a su Real Majestad, altos mandatarios y las decenas de curiosos, medios y guardaespaldas que se dieron cita en la capital jienense.

Un día de gloria que nada tenía que ver con la imagen que mostraba ayer la instalación, primer día en el que se abría al público. Apenas unas decenas de asistentes merodeaban por los pasillos y salas que forma un espacio dedicado íntegramente a la cultura del olivo y del aceite. Algunos por curiosidad y otros por 'obligación profesional', lo cierto es que aunque pocos, todos ellos mostraban gran interés por las posibilidades que las muestra les ofrece.

«Nosotros somos agricultores y debemos ser los primeros en apoyar esta exposición en la que se promociona el aceite de oliva. La única pega es que se ha hecho demasiado tarde», comentaba Francisco Cuadros, un vecino del municipio de Beas del Segura que no dudó en aprovechar su paso por la capital para ver esa exposición «¿Qué inauguró el Rey!», como exclama ilusionada su mujer Teresa Talavera mientras mira, casi estupefacta, las luces verdes, que señalan que es «el mismo verde que el de mis olivas».

Pero no sólo los apasionados por la Casa Real querían pisar el mismo suelo que el lunes tocaban los reales pies, también los había interesados en la amplia información que presentaba la muestra 'Tierras del olivo'. Así, algunos patronos miembros de la Fundación Patrimonio Comunal Olivarero los que pasea por las distintas salas admirados por las vistas que se ofrecían en un ambiente innovador. «Resalta no sólo la promoción que se hace de nuestra cultura, si no también por la realización que tiene, es muy bonita, innovadora, no es al uso, pero además está muy bien en cuando a la información que ofrece», explicaba Francisco Sensat, recién llegado de Barcelona.

Desde luego que el diseño de la exposición no dejaba ayer indiferente a ninguno de los allí presentes, y todos tenían alguna palabra de felicitación para la organización. Pero no se debe olvidar que no todo es estética en estas instalaciones, por eso son muchos los que se acercan para conocer todos los ámbitos que se centran en la cultura del olivar y del aceite de oliva virgen. Algunos provenían de países que participan en la muestra, como Irán o Italia, otros visitaban el espacio con el deseo de aprender cosas nuevas e instalar esa cultura olivarera en sus países de origen. Era el caso de Deise Nacimiento, brasileña, que tiene en mente hacer del sur de Brasil un lugar más donde fomentar el cultivo del olivo. «Estoy investigando el aceite de oliva para divulgar sus características y beneficios en Brasil. En definitiva lo que queremos es dar la importancia que se merece a este producto, por eso aunque la estética de la exposición es muy atractiva lo que nos interesa es el fondo y no tanto la forma», señalaba Deise.

Muchos interesados los que ayer paseaban en el especial mundo 'Tierras del olivo', pero como señalaban desde la organización de momento habrá que esperar al fin de semana, cuando más personas, y no sólo los jubilados, tendrá más tiempo libre para disfrutar de un muestra única, espectacular y muy completa.

Un mundo por conocer

Aunque parezca casi inverosímil lo cierto es que a pesar de estar en 'Jaén, tierra del olivo', son muchos los que ignoran la verdadera naturaleza, origen o características de esta cultura en todos sus ámbitos. Por eso 'Tierras del Olivo', desde sus cuatro muestras paralelas (Jaén, Úbeda, Baeza y el municipio cordobés de Baena), intenta acercar toda la información, con la mayor precisión y claridad posible a los visitantes. Se trata de una exposición para disfrutar por todo el público y no se quiere limitar a los expertos en el campo.

De esta forma existen dos campos muy bien diferenciados a lo largo de todo el recorrido. En la primera planta se recogen la información sobre el producto en sí, mientras que en la segunda se recogen las denominaciones de origen de los distintos países en los que el olivar ha conseguido hacerse un hueco importante dentro de su agricultura.

La historia del olivo, que comenzó a cultivarse hace 6.500 años y llegó a la península ibérica a través de los fenicios; los cultivo y las Nuevas Tecnologías; y la cosmética, salud y nutrición relacionados con el aceite de oliva son algunos de los ámbitos que trata 'Tierras del Olivo'.