Reconocimiento a un maestro

Músicos de la provincia realizan un cariñoso homenaje al director y compositor José Luis Vílchez, que volvió a dirigir una orquesta seis años después de su jubilación forzosa

PABLO GARCÍA CAÑO
Reconocimiento a un maestro

LA tarde del sábado se convirtió en una auténtica fiesta de la música en el Teatro Cervantes de Linares. La ocasión no era para menos, ya que se trataba de homenajear a una de las figuras más ilustres de la provincia en el último medio siglo: el maestro José Luis Vílchez. El reconocimiento fue una iniciativa de la Agrupación Musical Alfredo Martos, que aprovechó la celebración de su III Memorial para rendirle un caluroso homenaje al veterano músico.

Vílchez tuvo que retirarse hace seis años de forma forzosa debido a problemas de salud. La última vez que dirigió en público a una orquesta fue en Bailén en 2001, aunque el sábado pasado tuvo la oportunidad de revivir viejas sensaciones y ponerse de nuevo batuta en mano en el escenario. La tarde fue muy especial, ya que pocos quisieron perderse un acto de esta emotividad. Así, el concierto tuvo hasta cuatro directores distintos. Enrique Moya Castro, de la Sinfónica de Linares; Manuel Cámara Padilla, de la Unión Musical Bailenense; así como Juan Carlos Ortega Emanuel, director de la Agrupación Maestro Alfredo Martos, dirigieron una pieza cada uno. A continuación Vílchez cogió las riendas del concierto para dirigir las ocho restantes.

Manifestación

«Yo no esperaba nada, no sé si lo merezco o no», declaró el veterano maestro pocos minutos antes de comenzar el acto. Además, para él fue una alegría personal que la iniciativa partiese de una asociación, como la Agrupación Alfredo Martos, que se dedica a formar a los más jóvenes, como él mismo indicó.

Juan Carlos Ortega, por su parte, destacó el hecho de que participaran músicos de varios colectivos, incluso algunos que a título individual han querido sumarse a este homenaje. «Es un día de fiesta», declaró. «Al memorial Alfredo Martos siempre se le da un motivo, no es un simple concierto, y este año se lo hemos dedicado a un amigo que se lo merece», añadió.

Repertorio propio

Casi todas las obras interpretadas en el concierto fueron composiciones del propio José Luis Vílchez, como 'Taberna Lagartijo', 'Peña Enrique Ponce', '19 de julio en Bailén' o las piezas dedicadas a sus hijas Sonia y Marilina, 'Sonia María' y 'Una andaluza en Bahamas'.

José Luis Vílchez nació en Granada en 1942, aunque a los pocos meses su familia se instaló en Linares. A los ocho años ingresó en la Academia de Música de la ciudad, entrando en la Banda de Música tres años después, tocando el bombardino. Después de terminar sus estudios en este instrumento en el Conservatorio de Córdoba, fue profesor de la Escuela Municipal de Música de Linares y componente de la Banda de Música hasta 1986, cuando se hizo cargo de la dirección de la misma. Además, durante dos años compartió la dirección de la Coral Andrés Segovia y la Orquesta y Coros de Música Ligera de Linares.

Desde 1980 hasta su jubilación fue director de la Academia Municipal y la Banda de Música de Bailén. También fue director de las academias de Guarromán, Jabalquinto y Baños de la Encina. El compositor José Luis Vílchez es autor, entre otras obras, de marchas procesionales como 'Virgen de Gracia' o 'María Santísima del Mayor Dolor', además de piezas como 'Heroínas de Bailén', 'Linarejos, madre y patrona' o el himno del Linares Club de Fútbol, que aún suena cada domingo por megafonía.

Fotos

Vídeos