Las balsas de alpechín desaparecerán gracias a un nuevo sistema de depuración

El nuevo sistema de depuración de vertidos procedentes de aguas residuales de almazara desarrollado por la empresa Cyclus ID con la colaboración del Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (Ifapa) hace viable la desaparición de las balsas de alpechín

E. P. |JAÉN

El nuevo sistema de depuración de vertidos procedentes de aguas residuales de almazara desarrollado por la empresa Cyclus ID con la colaboración del Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (Ifapa) hace viable la desaparición de las balsas de alpechín, según explicó el responsable de la empresa.

El director general de Cyclus ID, José María Soria, junto al delegado provincial de Innovación, Ciencia y Empresa, Manuel Gabriel Pérez, y la presidenta del Ifapa, Carmen Hermosín, presentó la planta experimental de depuración que se ubica en el centro del Ifapa 'Venta del Llano', en Mengíbar ( Jaén ), donde se desplazaron después para inaugurarla oficialmente.

La iniciativa, que según destacó Hermosín tiene también una finalidad didáctica, permite extraer de los vertidos agua y lodo compostable para su aplicación agrícola "garantizando el cien por cien de la depuración y la reutilización de los vertidos".

Soria explicó que el proyecto desarrollado durante los últimos tres años y con una inversión total de 260.000 euros de los que el 40 por ciento fue financiado por la Junta, el sistema está planteado para que se puedan eliminar las balsas.

"Hemos comprobado que el vertido evoluciona en función del tiempo embalsado, de modo que a mayor tiempo es más contaminante. Así, si se depura prácticamente en el mismo momento que se produce es más barato y lo único que hace falta es un depósito de regulación por el que el agua de las tolvas o de lavar la aceituna entre de forma permanente", comentó Soria, que destacó que además de solucionar el impacto ambiental puede recuperar "el espacio que las balsas están robando".

En este sentido, también insistió en que frente a otros sistemas como el de evaporación -que sólo extrae el agua, mientras que el resto de residuos, catalogados como contaminantes y peligrosos que deben ser gestionados por un agente especializado- es más caro, la nueva planta hace que entre el 92 y el 96 por ciento del vertido sea valorizable en agua y lo demás en lodo.

Junto a esto, Soria habló de otras ventajas del sistemas patentado por Cyclus ID, como el reducido espacio que se necesita para instalarlo así como el precio y los costes de gestión. "En la planta experimental que inauguramos hoy en Mengíbar hay nueve sistemas de depuración en apenas 20 metros cuadrados", concretó. Además, subrayó la utilización de nuevas tecnologías y procedimientos electroquímicos, biológicos o físico-químicos que hace que "la eficiencia sube y los precios bajen".

Almazaras interesadas

Con respecto al interés de los empresarios, Soria resaltó que ya hay "dos grandes almazaras de Jaén que han contratado el sistema para que pueda estar funcionando en esta próxima campaña".

De esta forma, y aunque señaló que los costes pueden variar en función del caudal, la carga contaminante y el fin que se busca para el agua, indicó que la inversión de una almazara media es de unos 150.000 euros. En cuanto a su amortización, indicó que puede ir de tres a seis años, ya que también son muchos los elementos que entran en juego.

La preocupación del sector y el interés de las almazaras también quedó de manifiesto, según añadió, con las más de 300 solicitudes de información recibidas en el marco de Expoliva 2007 y antes de que la planta experimental se pusiera en marcha.