«Vale más callar que mentir como Dennis»

El piloto español Fernando Alonso inaugura su tiempo de réplica contra los jefes de McLaren

JOSÉ CARLOS CARABIAS

Las palabras sonaron a despedida. O al menos a ruptura de la baraja por parte de Fernando Alonso. El asturiano había garantizado que no permanecería en silencio ante la marejada de la convivencia que mantiene en McLaren con los jefes del equipo, Ron Dennis y Martin Whitmarsh. Y sólo había que esperar una chispa para que el incendio agarrase en el pabellón británico. Fue el cuarto puesto del español en la calificación de ayer, probablemente la 'pole' de Hamilton, y sobre todo la desconfianza mutua. «Vale más callar que mentir como Dennis», dijo el asturiano.

Su semblante era tranquilo cuando arremetió contra Ron Dennis, la persona que según él salvó la cara de Lewis Hamilton ante los comisarios de la FIA para que no le sancionasen. «Tengo muy poquito ánimo», saludó de entrada. Y empezó el torrente: «No hay ningún ambiente en el equipo. Algunos han dejado de hablar, otros han tomado su dirección y se dedican luego a hablar en los periódicos de lo que les interesa». ¿McLaren te ha decepcionado?, fue la pregunta clave: «Esperaba mucho más, no hay duda. Desde fuera el equipo tenía otra imagen, era un equipo un poco serio, pero muy profesional. He llegado el primer año tras dos campeonatos del mundo, he mejorado el coche todo lo que he podido... El año pasado aquí luchaban por entrar en la q3 y ahora van a ganar el Mundial. Y el trato no ha sido del todo bueno».

¿Cómo corresponde a un campeón del mundo? «No, como corresponde a una persona normal». «La temporada no es una pesadilla -siguió Alonso-. Sigues en un equipo con coche para ganar. He ganado cuatro carreras, ningún español había ganado nunca una y es para no quejarme». En este punto, el asturiano no quiso entrar en su futuro, aunque deseó que se resuelva pronto.

Un cariño paternal

Sobre las preferencias de Ron Dennis, Hamilton o él, Alonso lo tiene claro. Y lo dice: «Sabemos lo que el equipo puede alegrarse con las victorias de uno y otro, o las declaraciones de tu jefe, que siente un cariño paternal hacia tu compañero y rival. Por tanto, nunca puedo confiar demasiado en lo que vaya a hacer esa persona». Antes había asegurado que "tengo confianza cero en este equipo».

Alonso se lanzó con todo cuando le dijeron que a Dennis le molestaban sus silencios: «Vale más callar que mentir. A su equipo le iría mucho mejor, porque muchos escándalos de McLaren han sido provocados por una parte de sus cosas. He hablado mucho con Coulhtard, Montoya, Kimi, todos se han ido y han encontrado mucha felicidad. Por algo será».

«No me prometió nada -dijo refiriéndose a su jefe-. Le aplico el dime de que presumes y te diré de lo que careces respecto a lo que hablan de la igualdad en el equipo. Es imposible tener igualdad total en la F1. En la primera parte me tocó a mi y en la segunda no tanto. Promete esas cosas, pero luego no son así». Y, claro, detecta un favor anglófilo de la F1 hacia Hamilton: «Ha tenido algo de cara, la grúa le recoge y a la siguiente se dice eso no se puede hacer. Con el safety conduce de una manera y eso no se pude. Me gustaría que mí, en Monza o Hungría se dijese eso tampoco se puede hacer».

Hace un año dijo que esto «no era un deporte». Y sigue en la misma idea: «En dos o tres años la F1 ha empeorado mucho, sobre todo de cara al aficionado. Parece una cosa entre amigos. Tanta profesionalidad, tecnología, etc, y parece la feria del automóvil, que vamos de país en país enseñando los coches y poco más. Que un video de aficionado en YouTube provoque una nueva investigación, un tío con una fotocopiadora consiga excluir a una escudería, parece de broma para la gente».

¿Hay solución? «Tiene que partir de ellos. Yo tengo toda la predisposición a ayudar al equipo a tener un buen coche e intentar ganar carreras. Ellos tienen que dejar de filtrar mentiras contra mí a la prensa inglesa y alemana. A veces parece que ya tienen bastante con uno de los dos pilotos aquí. No hay problemas. Tengo otros diez equipos que pueden estar interesados en mí. Tengo contrato, por tanto la posibilidad de correr aquí es segura. Eso no lo quita nadie, lo que pasa es que hay que ver si es lo mejor o no».

Y como remate, felicitó a Hamilton: «Se merece el título si lo gana, hay que ser realistas y deportivos. Saber ganar, saber perder y este año si no se gana es porque alguien ha sumado más puntos que tú».